El año arrancará con temperaturas más altas de lo normal. | plozano

0

El último fin de semana del año dejará lluvias en Galicia, Cantábrico, Pirineos y en el sureste peninsular y con temperaturas que ascenderán hasta valores más altos de lo normal, siendo el 31 en Mallorca de 18,6ºC la máxima y 9,6ºC la mínima y el lunes, 17,4ºC la máxima y 10,3ºC la mínima, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) que, sin embargo, prevé que las precipitaciones «respeten» las campanadas y las uvas en Nochevieja y la madrugada de Año nuevo en casi toda España.

Así, la portavoz de la AEMET, Ana Casals, ha explicado a Europa Press que las temperaturas estarán «anormalmente altas» en el norte y en el este de la Península y en Baleares. Los vientos soplarán con intervalos de fuerte el lunes y arreciarán de nuevo en Galicia y Cantábrico, en las zonas de montaña del norte y del este de la Península, en Ampurdán y en Baleares.

Además, se prevén precipitaciones en Galicia, Cantábrico, Pirineos, en las sierras del sureste; el sábado afectarán principalmente al oeste de Galicia y el domingo, el día de Nochevieja se extenderán a parte del noroeste peninsular y podrían ser localmente fuertes en el oeste de Galicia, aunque tenderán a remitir.

Estas precipitaciones serán en forma de nieve el viernes en Pirineos y el domingo, al final del día, en cotas entre 1.000 y 1.600 metros en el Cantábrico y en el Pirineo occidental.

También se prevén brumas y bancos de niebla matinales en las mesetas y en las depresiones del nordeste y no se descarta la calima en Canarias a partir del sábado.

Respecto a las temperaturas, la portavoz ha indicado que subirán el viernes y el sábado hasta valores superiores a los normales para estos días aunque el domingo se producirá un descenso generalizado, excepto en Canarias.

El viento soplará con intervalos de fuerte este viernes en Pirineos y en la desembocadura del Ebro; el domingo en Galicia y Cantábrico y, en la segunda mitad del día, en zonas de montaña del norte y este peninsulares.

En este contexto, Casals estima que la lluvia «respetará» las uvas y las campanadas en casi toda España, ya que hasta las 22.00 horas de Nochevieja se prevén precipitaciones débiles en el sistema central, en los montes de León, algunos montes de la Ibérica y del sureste, y «algo más» en Navarra, La Rioja y el norte de Aragón, pero ha añadido que entre las 22.00 y la 01.00 horas, «apenas» podría llover en algunos puntos de las estribaciones de la Ibérica y de la Penibética.

«La lluvia respetará las uvas, las campanadas y la madrugada prácticamente en toda España y aunque las temperaturas bajarán no será una Nochevieja fría, porque los termómetros seguirán algo más altas de lo normal. Será una noche de buen tiempo», ha resumido.

En este contexto, la portavoz ha pronosticado que 2018 comenzará con precipitaciones a partir del lunes en Galicia, Cantábrico y Pirineos, con un probable repunte a partir del viernes que las podrá intensificar y extender a toda la vertiente atlántica y parte de la mediterránea.

Podrán ser localmente persistentes en el oeste de Galicia y, a partir del viernes, en Galicia y Cantábrico sin descartar otras áreas pudiendo ser de nieve en cotas altas.

En Canarias, podría haber precipitaciones en el norte de las islas montañosas y serán más probables a partir del viernes. En cuanto a las temperaturas, se prevé un descenso a partir del lunes, pero se recuperarán el martes y el miércoles, hasta que el viernes de nuevo bajen «considerablemente».

En concreto, ha dicho que el día 1 empezará a llover por el norte de la Península, Galicia, Cantábrico, Pirineos y es posible que el viernes 5 de enero y el día 6 se «intensifiquen» y se extiendan a toda la vertiente Atlántica y parte de la vertiente Mediterránea, con precipitaciones persistentes en el oeste de Galicia y serán de nieve en los sistemas montañosos. Por su parte, en Canarias no se prevén precipitaciones desde Nochevieja hasta el día de Reyes.

«La evolución atmosférica para estos días tiene más incertidumbre», ha dicho, no obstante, aunque ve probable una inestabilización generalizada con precipitaciones en casi toda la Península y Baleares y un descenso de temperaturas. La zona de mayor probabilidad e intensidad de las precipitaciones es el extremo norte y la que menor probabilidad el levante y sureste peninsulares.

La portavoz ha explicado que a partir de Año Nuevo una sucesión de borrascas pasará al norte de España y algunas de ellas empujarán el anticiclón hacia el suroeste, por lo que penetrarán las lluvias, al menos en el norte de España.

Para la segunda semana de enero, Casals ha pronosticado que en el norte de la Península se producirán más lluvias de lo normal por el norte y en el resto del país se esperan las lluvias normales.