El ministro Montoro (en la imagen con Cladera y Armengol) envió la carta el pasado 5 de diciembre. | Efe

12

Baleares cerrará 2017 con una cifra de ingresos no vista en años, pero el Gobierno no le deja gastar ni un euro más de lo que le marcó a principios del ejercicio presupuestario. La consecuencia es que el Ejecutivo está a punto de culminar 2017 con un superávit cercano a los 120 millones de euros –algo no visto en décadas–, a pesar de las enormes carencias que siguen existiendo en numerosos servicios públicos.

La culpa de esta situación la tiene la limitación de gasto impuesta por Cristóbal Montoro, que también está teniendo consecuencias muy negativas en los municipios de las Islas. El crecimiento de la economía de Balears y el consiguiente aumento de ingresos es uno de los argumentos que empleará el Govern para contestar a la carta remitida por el ministro Cristóbal Montoro en la que le pide explicaciones por haber aumentado el gasto más de lo previsto.

La consellera d’Hisenda, Catalina Cladera, aseguró este miércoles que la respuesta al ministro ya está enviada y en ella se alerta de que el ejercicio de 2017 está prácticamente cerrado por lo que poco se podrá hacer por ahora.
En cualquier caso, calificó de «injusticia» que una comunidad que puede acabar el año con superávit, es decir, que cumple todas las exigencias de estabilidad presupuestaria, se vea lastrada por unas limitaciones que no tienen sentido.

«La carta del ministro es un reproche político a las comunidades autónomas que además llega tarde y con un método de cálculo que no nos han explicado», afirma la consellera. «Es un golpe de timón que quiere dar el ministro», sentenció Cladera. La consellera pidió dos cosas al ministro: más flexibilidad en el cumplimiento de la regla de gasto –que es la que lastra la posibilidad de destinar a servicios públicos los ingresos extra de la Comunitat– y, sobre todo, que apruebe de una vez por todas los Presupuestos para el año que viene.