Las primeras mediciones con radar de la velocidad se hicieron en una zona de colegios. En la imagen, Sebastián Salom, Sonia Jichi, Lucía González (simpatizante de la entidad) y Alejandra Araya, con los radares. | Pere Bota - Foto:Pere Bota

27

Vianants en Lluita es la asociación nacida con el objetivo de «recuperar las calles de Palma para la gente, hacerlas otra vez vivibles». Alejandra Araya es la presidenta y Sonia Jichi y Sebastián Salom son dos de sus integrantes. La entidad se creó este año «pero todos venimos de movimientos por la movilidad sostenible, también de los derechos de los niños porque los más perjudicados son los más vulnerables, menores y ancianos», dicen.

El objetivo lo consideran factible «pues hay ciudades que son un ejemplo a seguir», Pontevedra, Vitoria, Oviedo o grandes ciudades del norte de Europa.

Explican que «hay muchas formas de mejorar la movilidad, empezando por reducir el ancho de las calzadas o bajar la velocidad límite genérica de la ciudad, que en Palma es de 40 km/h», que consideran excesiva, pues «a esa velocidad si hay un atropello de cada 20 personas fallecerían cinco». También apelan a una menor permisividad policial. En definitiva están convencidos de que «esto depende de una decisión política, es un tema de prioridades y de modelo de ciudad».