El TSJB pide con «urgencia» otro juez para afrontar las demandas por cláusulas suelo

| Palma |

Valorar:
preload
El Consejo General del Poder Judicial puso en marcha la medida de refuerzo el pasado mes de junio. En la imagen, la reunión con los presidentes de los tribunales superiores en la que se dio el visto bueno a los juzgados especializados.

El Consejo General del Poder Judicial puso en marcha la medida de refuerzo el pasado mes de junio. En la imagen, la reunión con los presidentes de los tribunales superiores en la que se dio el visto bueno a los juzgados especializados.

15-02-2017 | Efe

Ni funcionarios ni jueces suficientes. El juzgado especial que tiene que resolver todas las demandas sobre hipotecas en Mallorca no da abasto. Desde que se creó en el mes de junio le han entrado 2.329 asuntos y la previsión es que en un año la cifra supere las 3.700 demandas. La Sala de Gobierno del TSJB acordó en su última reunión «interesar con carácter urgente la implantación de una segunda unidad», es decir, de un juez más que pueda hacer frente a los asuntos con funcionarios suficientes para la oficina: «El juzgado de Primera Instancia 17 bis no puede asumir el elevado número de asuntos», señala el acuerdo.

La petición se formula al Consejo General del Poder Judicial y se une a la petición de más funcionarios, otro problema asociado a este organismo. El CGPJ diseñó un plan por el que se especializaba a un juzgado para que asumiera todos los casos sobre hipotecas. Tras las decisiones del Supremo y de la justicia europea de anular las cláusulas suelo y obligar a los bancos a devolver el dinero, las peticiones se han multiplicado y no sólo sobre este aspecto. En la misma línea han proliferado las reclamaciones de intereses, de las comisiones que obligaban a pagar los bancos y otros aspectos de los contratos de las hipotecas.

En Mallorca se centralizaron todos los casos en un único juzgado de Palma al frente del cual hay un juez en prácticas. El planteamiento, a la hora de poner en marcha estos órganos especiales era que una posible avalancha de casos no salpicara a todos los juzgados de Primera Instancia (en la Isla hay 30). Además, al estar en un único órgano se podría detectar de forma anticipada un exceso de casos para pedir más refuerzos, lo que ya ocurre en Mallorca. Con todo, la Isla no es uno de los territorios en los que más se ha notado la falta de medios que ha puesto el ministerio en esta medida: en algunos partidos judiciales ni siquiera se había incorporado aún el juez y el número de casos era más elevado, en proporción, de los que se han dado en Mallorca.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.