En invierno solo Vueling conecta Barcelona y Menorca. | Ultima Hora

168

Dos mujeres residentes en Menorca, de 72 y 59 años, fueron expulsadas de un avión de Vueling de Barcelona a Menorca por hablar en catalán a la tripulación.

Una de ellas, Margarita Camps Coll, de 72 años y residente en Ciutadella, tenía intención de regresar a Menorca con el vuelo de las 17.10 horas del sábado por la tarde. Cuando ya estaba sentada, una de las azafatas le pidió que colocara en el compartimiento superior de los equipajes una lámina de pintura que llevaba. En catalán, le respondió que «no se preocupara, no quiero que se arrugue, y después la pondré». Sin embargo, la azafata le replicó que «usted me tiene que hablar en español», a lo que ella le contestó que «no».

Los hechos no pasaron inadvertidos por otra pasajera que se encontraba en el avión, una mujer de 59 años de Barcelona, pero residente en Es Castell, quien salió a defender a Margarita, y le reclamó que «en un vuelo entre Barcelona y Menorca la azafata debe entender el catalán».

Aparentemente todo quedó ahí, y poco después otra azafata les advirtió que el capitán quería hablar con ellas fuera del avión. «Ahí ya nos encontramos una pareja de la Guardia Civil, y el piloto nos dijo, en un tono muy arrogante, que no podríamos volar en ese avión porque habíamos faltado al respeto de una de las azafatas», relata Margarita. «Incluso pedimos disculparnos con la azafata, pero el piloto nos dijo que no había ya disculpas», añade.

«Nos sentimos humilladas por no poder hablar en nuestra lengua, no faltamos el respeto a nadie», comenta Margarita. Después, los agentes les devolvieron los DNI y fueron a la ventanilla de Vueling para interponer una reclamación. «La chica que nos atendió se mostró sorprendida por nuestro caso», comenta Margarita. «Nunca me hubiera imaginado que nos prohibieran viajar en avión por usar nuestra lengua», afirma.

La compañía Vueling, tras ser puesta al corriente de la expulsión de dos pasajeras de un vuelo de Barcelona a Menorca, no quiso este martes realizar ningún tipo de declaración al respecto. La aerolínea se limitó a decir: «No hacemos comentarios y nos limitaremos a tramitar la queja que nos presenten las dos pasajeras».