Puigdemont no ha calibrado que su presencia en Bruselas molesta a los principales Estados europeos

| | Palma |

Valorar:
preload
El expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont.

El expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont.

31-10-2017 | OLIVIER HOSLET

Las principales cancillerías europeas (Francia, Alemania e Italia, como mínimo) van a determinar el final del 'procés' catalán. Tras el Bréxit británico, la zona euro no está para movimientos de tierras. Puigdemont se ha ido a Bruselas sin calibrar que, con su presencia y sus palabras, encendía una cerilla cerca de un polvorín. Lo último que necesita ahora la Unión es una crisis de órdago propiciada por una nacionalidad sin Estado propio. El asunto catalán puede convertirse en una cadena de tensiones si no es atajado pronto. Ya no es solo Cataluña. Detrás están otros posibles focos de incipiente conflicto: Flandes, Bretaña, la Cataluña francesas, Córcega, Baviera, Toscana.. es demasiado. Más que suficiente para erizar el pelo a Merkel, Macron y Gentiloni. La cotización del euro está en juego y, lo que es peor para Puigdemont, la posibilidad de que se abran fisuras y contradicciones en los grandes Estados de la Unión. Estos Estados van a apuntalar y dar aliento a Rajoy como jamás España se ha visto tan apoyada por potencias extranjeras.

Ahora las grandes metrópolis están pidiendo celeridad a Madrid a marchas forzadas. El viernes de la semana pasada en el Consejo Europeo se conformaban con unas elecciones autonómicas en Cataluña el 21 de diciembre que aclarase el panorama. Aún creían que el caso catalán era un asunto menor, asumible desde la distancia. Reclamaron a Rajoy que convocase a las urnas cuanto antes para que la maquinaria democrática resolviese el conflicto.

Pero tras la llegada del mediático Puigdemont a Flandes, se dan cuenta de la mecha catalana avanza hacia un polvorín mucho más potente que el meramente español. Esa fuga lo ha trastocado todo. El independentismo ha logrado lo que buscaba: la internacionalización del conflicto, pero sin comprender que en todas partes cuecen habas. Y que en Europa, como en todas partes unos mandan y otros obedecen.

Las élites de Berlín, París y Roma se han indignado. Ahora el 'caso catalán' estrictu sensu pasa a tercer plano. El objetivo primordial de los grandes Estados es apagar un foco de fuego que podría convertirse en incendio europeo, controlable, por su puesto, pero que podría convertirse en peligroso si se le deja avanzar.

Por eso todo apunta a que se van a apretar las clavijas al Gobierno belga para forzar la expulsión de Puigdemont y sus exconsellers, lo más rápido posible. El 'escarmiento' que tanto busca Rajoy alcanzaría su zenit si fuese la policía belga la que devolviese a los prófugos catalanes. Las presiones deben ser enormes sobre el Ejecutivo de Bruselas. Hará falta, en teoría, un juicio de extradición en Bélgica, pero con importantes cancillerías apretando a grito pelado para que se haga por la vía rápida y sin contemplaciones. Es el drama del independentismo catalán, desde siempre. Han dado el paso hacia la independencia no sólo sin tener garantizados apoyos exteriores, sino cuando en Europa pintan bastos.

En este contexto, la jueza Lamela ha citado a Puigdemont y sus más directos colaboradores para esta misma semana. La celeridad es vertiginosa. Es más presión para las autoridades belgas.Y a un ritmo febril, porque la querella del fiscal general es de este mismo lunes. Los motores se han disparado a todo pistón. Los hechos se suceden sin aliento. Es el sello distintivo de los días dramáticos, los que pasarán a la historia, cuando el victimismo es devorado sin contemplaciones.

Los procesos se vuelven implacables cuando pierden la noción del tiempo, cuando acontece en un día lo que antes pasaba en un trimestre, o un día se convierte en veinte minutos. Las grandes cancillerías exigen cortar de raíz cuanto antes el asunto catalán. Ahora mismo, ni las elecciones convocadas por Rajoy el 21 de diciembre (imposición europea) parecen seguras.

¿Quién sabe si Rajoy tendrá permiso para aplazarlas hasta el próximo junio, que es el tiempo que necesita para asentar el 155 en Cataluña? Europa manda. Poco importan las heridas y cicatrices que puedan quedar al sur de los Pirineos. No quieren a flamencos, corsos, toscanos o bávaros encabritados. La pax europea pasa ahora por borrar del mapa a Puigdemont. Y muy deprisa, cuando aún estén a tiempo. Su rueda de prensa de este martes entre una gran presencia de periodistas ha sido decisiva. Ha provocado miedo. Ha marcado su final.

A partir de ahora, dejarán que el Estado español, con Rajoy al frente, haga su trabajo a gusto y sin ninguna cortapisas. Y si quiere aplazar las elecciones catalanas hasta que tenga el asunto atado y bien atado, los cancilleres de la Unión ya no le pondrán pegas. Al tiempo. Los grandes Estados no quieren Puigdemonts que desestabilicen la unión económica europea. Hay demasiado dinero en juego. Quieren la derrota electoral de los independentistas catalanes. Y para eso Rajoy tal vez necesite al menos medio año de aplicación del 155. Si en las próximas semanas ve que el independentismo se mantiene o sube en las encuestas 'reales', le darán margen para que aplace. Han visto que Puigdemont es un dolor de cabeza más grande de lo que creían. Han visto que es capaz de desestabilizar al sistema.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 2

kpum
Hace un año

Au ... de verdad que saber que hay vecinos con esta cerrazón mental da mucha pena. Creo que deberías preguntarte por qué la prensa europea tacha a Puigdemont de cobarde (Político versión europea) o payaso (Spiegel alemán ). También por qué ningún observatorio europeo de derechos humanos ha denunciado las cargas policiales ni las detenciones de hoy. Por qué, tampoco lo harán en el futuro. Entonces, a lo mejor, solo a lo mejor, te darás cuenta que para Europa y en realidad, los "fascistas" sois vosotros.

Valoración:0menosmas

Au
Hace un año

Jo ha ha calibrat, ja. Els té on volia. Li facin el que li facin, ja ha guanyat i si Europa li passa per damunt, la història passarà per damunt a una Europa que no sap impedir que en el seu sí hi hagi presos polítics. Salutacions als polices botadors.

Valoración:-6menosmas

Perico
Hace un año

Lo único que busca Puigdemont es regresar a España esposado para tener la campaña electoral hecha y gratis. Como Companys.

Valoración:10menosmas

Perico
Hace un año

Hablando claro, está haciendo amigos.

Valoración:5menosmas

El problema no es Puigdemont
Hace un año

Pero si van a volver a ganar los independentistas y con más diferencia.

Valoración:-11menosmas

Kpum
Hace un año

No sé de dónde se saca que a París y Berlín le importa algo más que un comino el Sr. Puigdemont, ni que Madrid haya hecho alguna presión al presidente belga, que lo ridiculizan desde que llega. Creo que se inventa lo que necesita, para intentar salvar la cara a un héroe que más que miedo ha causado estupor y vergüenza ajena, como evidencian las reacciones de comentaristas y articulistas políticos de la misma Bruselas.

Valoración:17menosmas

Johaness
Hace un año

No hi ha més cec que qui no vol veure. Puigdemont no és el problema, com abans no era Mas, ni la persona que vengui després. El problema és un poble que n’està fart del colonialisme espanyol i aquí bé que ho hauríem de saber.

Esmentar Catalunya nord com a problema per a França és demostrar una gran ignorància de la situació allà per cert.

Valoración:-48menosmas

Puput
Hace un año

L'ocupació espanyola de Catalunya encara molesta més.

Valoración:-84menosmas

J
Hace un año

Siempre he sido critico con usted pero esta vez lo ha bordado.

Valoración:30menosmas

Ciudadano
Hace un año

¿Per alguien en su sano juicio dudaba que el independentismo y le nacionalismo más radical (partidario de como mínimo un Estado federado) no iba a ganar las próximas elecciones? Ya te lo comenté. Está "muy bien" engañar a las "masas" que se lo creen todo, pero, ¿a uno mismo que es lo que está haciendo el PP? Así les van las cosas. En lo que sí estoy de acuerdo contigo es que, lo mismo que con la economía, somos un Estado tutelado en el que se dan los pasos que quieren Alemania y Francia y al paso que quieren ellos. En cuanto a cambiar la fecha de las elecciones no creo que se atrevan. El escándalo sería mayúsculo y más cuando la excusa que esperaban (el boicot independentista) les ha marcado un gol por la escuadra plenamente conscientes de que van a volver a ganar y de que la coalición "unionista" es una entelequia que no podrían asumirde ninguna forma ni PP ni PSOE porque sería dar mil caballos de fuerza a C's. En unas semanas de la unidad "nacional" no quedarán ni los rescoldos.

Valoración:-30menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 2