Primera Mesa Sectorial de Frutos Secos sobre la bacteria 'Xylella'. | Efe

1

La Conselleria de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca ha propuesto en la primera Mesa Sectorial de Frutos Secos sobre la bacteria 'Xylella' elaborar un Plan de Reestructuración a medio plazo con una línea de ayudas para limpiar las parcelas donde haya habido algún árbol infectado.

Según han explicado desde la Conselleria en un comunicado este viernes, el objetivo es resembrar posteriormente en un plazo máximo de cuatro años esas parcelas con las variedades más resistentes a la bacteria.

Asimismo, se ha transmitido al sector la propuesta de modificar el Programa de Desarrollo Rural para priorizar las inversiones en los frutos secos, llegando al 60 por ciento de intensidad de la ayuda, en la línea de mejora de las explotaciones.

El sector y la Conselleria han coincidido en que se trata de una «carrera de fondo» que se debe dejar atada con un compromiso a largo plazo por parte de la Administración.

El director general de Agricultura y Ganadería, Mateu Ginard, ha recogido las sugerencias del sector y se ha comprometido a presentar una propuesta por escrito en un período máximo de un mes.

Además, ha aprovechado el encuentro para comunicar al sector que el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente le ha anunciado que no seguirá pagando la ayuda a los frutos de cáscara y que, de hecho, no ingresará los 175.000 euros correspondientes 2016. Baleares, en cambio, ya ha pagado el anticipo que asciende a 350.000 euros.

A la reunión han asistido representantes de Camp Mallorquí, Fruits Secs, la agrupación de productores Crisol, Asaja, Unió de Pagesos , UPA-AIA, Ucabal y Apaema.

Comité de salud de la comisión europea

La reunión ha coincidido con la finalización de la sesión del Comité de Salud y Seguridad Alimentaria de la Comisión Europea, en la que se ha decidido posponer la votación para aprobar el protocolo de contención para las Illes Balears, aunque los miembros del Comité están de acuerdo en la contención.

El acuerdo incluye también que cada estado miembro decida las especies que se podrán replantar y aumentar las restricciones de la circulación de material vegetal.

No obstante, dado que en este último punto hay divergencias, la aprobación de la decisión se ha pospuesto hasta la próxima reunión del Comité con el objetivo de aprobarla de manera unánime. .