El último punto del orden del día en el Parlament trató una proposición no de ley en contra de la reprivatización del litoral de Baleares. | Pere Bota

El Parlament ha instado al Gobierno a cumplir el Estatuto de Autonomía en lo que se refiere a la gestión del dominio público marítimo-terrestre, de manera que sea competencia de la comunidad autónoma en ámbitos como las obras y actuaciones en el litoral que no sean de interés general.

En el último punto del orden del día de la sesión plenaria, el Parlament ha aprobado una proposición no de ley en contra de la reprivatización del litoral de Baleares planteada por el diputado de MÉS per Mallorca David Abril, ha informado la cámara en un comunicado.

El Parlament ha acordado que el litoral es un bien común a proteger y ha rechazado su subordinación al interés particular y el negocio.

En virtud del acuerdo, el Parlament insta al Gobirno a que las competencias en la gestión del dominio público marítimo-terrestre sean de la comunidad en la concesión de autorizaciones, la ejecución de obras que no sean de interés general, la policía administrativa y las concesiones y los anclados.

La cámara ha reclamado además que el traspaso de dicha competencia se materialice en condiciones de adecuada suficiencia financiera.

El Parlament ha instado también al Gobierno central a modificar la Ley de Costas, mediante consenso con el Govern y los consells, para «incrementar las potestades de la comunidad» en materia de gestión y control del litoral.

Además insta al Govern a promover acuerdos con los consells para que redacten Planes de Ordenación del Litoral que establecerá la catalogación de los tramos naturales y urbanos de las playas así como su grado de protección medioambiental.