Para la representante popular en el Ajuntament de Palma, la postura con el monolito del equipo de gobierno esconde «una cuestión personal para algunos miembros». | PP Balears

33

La portavoz del grupo municipal popular, Margalida Durán, ha asegurado que la postura de Cort en referencia al monumento de sa Feixina ha pasado «del capricho político a la obsesión enfermiza».

Asimismo, ha considera «positivo» la suspensión cautelar del derribo de sa Feixina al considerar que se trata de «una medida fundamental para evitar que se produzca una acción irreversible».

Noticias relacionadas

En un comunicado, la portavoz popular también ha calificado de «muy grave» que el equipo de gobierno «mienta al alegar que los informes del Consell de Mallorca ratifican que el monolito no tiene valor patrimonial para mantener su decisión caciquil de derribarlo».

La popular ha indicado que el derribo de sa Feixina es «una cuestión personal para algunos miembros del equipo de gobierno», además de ser una decisión que «genera tensiones internas y pone de manifiesto la fragilidad del Pacto de Cort», ha asegurado Durán.

Además, Durán ha manifestado «su apoyo a las entidades y plataformas que lideran el frente judicial contra el proyecto de demolición de Cort» y ha recordado que el grupo municipal popular lleva ya nueve propuestas a pleno para la conservación del monumento desde el inicio de la legislatura y que incluso se ha creado una plataforma ciudadana contraria a su derribo».