Cort ha pedido aplazar al primer trimestre de 2018 el desahucio de 45 familias de Son Banya. | Redacción Digital

13

El PI de Palma ha reclamado «una implicación decidida y una intervención coordinada de todas las administraciones competentes» en el desmantelamiento definitivo del poblado chabolista de Son Banya y el realojo de todas las familias que residen en él.

Según el PI, el desmantelamiento del poblado debe acompañarse de medidas de seguimiento que aseguren la correcta y definitiva integración social del colectivo afectado y que den tranquilidad a la población receptora, ha informado el partido en un comunicado, después de que un juzgado haya ordenado el desahucio de 45 viviendas el próximo octubre y el Ayuntamiento haya pedido un aplazamiento.

El PI, ha reclamado que la planificación distinga y separe claramente «las familias gitanas de los clanes de la droga, que utilizan a las primeras como barricada de sus acciones delictivas».

Noticias relacionadas

El partido ha exigido a todas las administraciones competentes «rigor y aplicación de los recursos suficientes» y no que, como ha sido una constante en los últimos 40 años, «unos y otros miren hacia otro lado, dejando toda la responsabilidad económica, social y logística al ayuntamiento de Palma», cuando el PI considera que «es un problema de toda la sociedad mallorquina».

La labor de realojamiento se debe hacer con el apoyo de la Delegación del Gobierno, de la Fiscalía y de la administración judicial en cuanto al control, seguimiento y desmantelamiento de las redes y mafias de la droga, ha reclamado el PI.

El partido pide también pactar con el colectivo gitano el poder trabajar «con las máximas garantías y facilidades con los menores», con aceptación de protocolos rigurosos de absentismo escolar y con implicación de los organismos responsables de aplicar los regímenes sancionadores: policía, fiscalía, jueces y administraciones responsables en materia de tutela y acogimiento, si estas medidas han de llegar a adoptar en casos extremos.

El PI de Palma ha pedido también colaboración a la ciudadanía: «Paciencia, buena voluntad y confianza en las instituciones que tienen la responsabilidad de desmantelar el poblado de Son Banya y realojar a las familias que viven en él».