Noguera e Hila, en una imagen de archivo con el lazo para reivindicar la lucha contra la violencia de género. | Joan Torres

11

El Ajuntament prestó atención psicológica a 385 víctimas de la violencia de género durante el año 2016. De ellos, 205 eran menores y las 180 restantes madres. Se trata de un ligero incremento respecto a 2015, cuando fueron atendidas 367 personas; el aumento es mucho más significativo si se compara con 2014, cuando fueron 296.

La directora general d’Igualtat i Drets Cívics, Lucía Segura, precisó que no quiere decir que haya más víctimas, si no que se conoce más este servicio. Además, destacó su importancia, ya que «los niños y niñas también son víctimas de la violencia de género. Ver, escuchar y sentir el maltrato que algunos hombres hacen sobre las mujeres causa graves consecuencias físicas y psicológicas como falta de sueño, miedo, tristeza absoluta, ansiedad grave y pérdida del apetito».

Objetivos
Segura explicó que el programa de atención psicológica para hijos de la violencia de género está dirigido a personas con edades comprendidas entre los 4 y 18 años con el objetivo de ayudarlos a identificar modelos paternos y maternos positivos que permitan construir nuevas formas de relación, evitando el ciclo repetitivo de la violencia y favoreciendo nuevos modelos y patrones de relación basados en la no violencia y en el fomento de la igualdad. El equipo está integrado por una coordinadora, una psicóloga, un psicólogo infantil y una educadora social.

En relación al perfil de las mujeres, la mayoría tienen entre 30 y 34 años, un 70 % de ellas no conviven con el agresor y un 18 % sí. El maltrato es mayoritariamente psicológico (96 %), físico (75 %), social (32 %), económico (21 %) y sexual (11 %). La directora general d’Igualtat detalló que el 79 % de las mujeres acceden a este programa derivadas desde otros servicios, mientras que el 21 % lo hace de forma directa.
Respecto al perfil de los hijos, el 62 % tienen entre 6 y 11 años. El 63 % no ha sufrido maltrato directo, el 37 % sí ha padecido maltrato psicológico, el 16 % físico y el 6 % ha tenido dificultades en el proceso de separación. «La violencia de género no está acotada a una edad, nacionalidad o estudios sino que se da en perfiles muy amplios», manifestó.