El afectado José Iriso posa en la plaza Joan Carles I, de Palma, durante la entrevista. | Iris Luque

19

Las plazas de Formación Profesional ofertadas en algunos de los grados más demandados no son, según algunos afectados, suficientes para la totalidad de alumnos que se presentan, ya que muchos se quedan sin poder cursar la especialidad que desean.

Es el caso de José Iriso, un gallego residente en Palma, que denuncia «las pocas plazas que se ofertan para estudios de la rama de sanidad».

El joven, que tiene un 33 por ciento de discapacidad física reconocida, se vio obligado a reinventarse hace unos años, cuando los médicos le diagnosticaron problemas óseos y le dieron la indicación de no ejercer el que había sido su trabajo hasta entonces, camarero.

Al ver que sus estudios en hostelería ya no le servirían de nada, optó por prepararse la prueba de acceso a Grado Superior. Una vez aprobada, Iriso probó suerte en el IES Francesc de Borja Moll, pidiendo plaza para el Grado Superior de Anatomía Patológica y Citodiagnóstico, uno de los más demandados según reconoce Educació. Ahí empezaron sus problemas: «El reparto de plazas sólo prevé un 20 por ciento para los que llegamos por la vía de prueba de acceso», asegura.

El 80 por ciento restante se reparte entre acceso desde Bachillerato, un 60 por ciento, y acceso por Grado Medio de Formación Profesional, otro 20 por ciento. Iriso comenta que «hay mucha gente que se presenta a la prueba, y para los grados de sanidad sólo dan 20 o 25 plazas. Eso supone que sólo 8 o 9 alumnos que provengan de las pruebas de acceso podrán hacer estos estudios».

Iriso no ha conseguido plaza este año. El joven asegura que «me he estado informando y cada año se quedan muchos alumnos sin poder estudiar por la falta de plazas. Si hay centros con aulas vacías, alumnos sin estudiar y profesores sin enseñar, ¿porqué no se implantan más cursos de los grados más demandados?».
Iriso denuncia también la opacidad que ve en la baremación. «Yo debería tener puntos por discapacidad, pero no los reflejan en ningún sitio. Cuando he querido reclamar, me han dicho que si se me habían sumado los puntos, aunque yo no lo viera, y que si presentaba una hoja de reclamaciones la rompería y tiraría en la papelera», se queja.

Desde Educació se asegura que «se ajusta el número de plazas que se ofertan cada año de los ciclos de Sanidad a la posibilidad de prácticas y a la oferta laboral», y comenta también que «se intenta redirigir a los estudiantes sin plaza a otros ciclos. Hay muchas titulaciones que tienen un alto índice de inserción laboral y que sin embargo no hay tanta demanda, como es el caso del grado de Climatixación».
Iriso asegura que presentará reclamaciones porque «nos ofrecen cursos que nada tienen que ver con nuestras preferencias».