En la imagen, las nuevas medidas de seguridad que velarán por la seguridad de la emblemática olivera de Cort. | Pere Bota

14

El Ayuntamiento de Palma ha retirado las vallas policiales que se habían instalado el pasado 7 de julio con el fin de proteger la olivera centenaria de la plaza de Cort y ha instalado un cierre con cuerdas y elementos más adaptados al paisaje.

Según han explicado en un comunicado, el cierre que se ha colocado este viernes se ajusta mejor a la estética del entorno y es un paso previo a la instalación de un cierre definitivo.

El olivo de Cort es un árbol de entre 500 y 600 años de vida y que se encuentra catalogado como un árbol de singular protección por parte de la conselleria de Medio Ambiente. Tiene una altura total de seis metros y destaca su tronco, de siete metros de perímetro y 2,5 de altura, con cuatro ramas primarias.

Hasta que se protegió del Olivo el pasado mes de julio, era habitual la imagen de mucha gente subida en el tronco para hacerse fotografías. Para evitar este fenómeno y posibles daños en el emblemática olivo, Cort ha instalado ahora unas cuerdas mientras se trabaja en el cierre definitivo.