El doctor Josep Maria Trigo (Valencia, 1970), líder del Grupo de Meteoritos, Cuerpos Menores y Ciencias Planetarias del Instituto de Ciencias Espaciales del CSIC y uno de los mayores expertos mundiales en la materia, ofrece este sábado en el Observatori de Costix una conferencia coloquio sobre estos cuerpos fascinantes bajo el título Investigaciones sobre el peligro de impacto de asteroides. | Elena Ballestero

5

Los meteoritos han aterrorizado y fascinado a la vez a la humanidad desde tiempos inmemoriales. La obsesión del hombre por prevenir las consecuencias de posibles impactos sobre la Tierra no es nueva, pero sí la manera de afrontar ese reto.

El doctor Josep Maria Trigo (Valencia, 1970), líder del Grupo de Meteoritos, Cuerpos Menores y Ciencias Planetarias del Instituto de Ciencias Espaciales del CSIC y uno de los mayores expertos mundiales en la materia, ofrece este sábado en el Observatori de Costitx una conferencia coloquio sobre estos cuerpos fascinantes bajo el título Investigaciones sobre el peligro de impacto de asteroides.

La charla coloquio, organizada por el Instituto Astronómico de Mallorca en colaboración con el Observatori Astronòmic, es de entrada libre y comienza a las 20.00 horas.

Avances

En su conferencia el doctor Trigo dará cuenta de las últimas investigaciones y experimentos realizados por su equipo para avanzar a la hora de desviar asteroides mediante la nanoindentación, una técnica pionera en el estudio de meteoritos que hasta ahora solo se aplicaba a las rocas. La idea consiste básicamente en caracterizar los asteroides para conocer perfectamente su composición antes de alcanzarlos con un proyectil cinético (no explosivo) con la idea de conseguir un impulso en dirección contraria que modifique la trayectoria y evitar la colisión.

«La típica imagen de Armageddon no tiene ningún sentido. Disparar con un explosivo a un asteroide potencialmente peligroso generaría un montón de proyectiles menores ampliando el área de devastación inicial», dice Trigo. No es el único campo de investigación del doctor, que experimenta también con las condritas carbonáceas (meteoritos primitivos) en busca de la química prebiótica que podría explicar el origen de la vida.

Trigo recuerda que cada año llegan a la superficie de la Tierra 100.000 toneladas de materiales extraterrestres de las que el uno por ciento son meteoritos.