Los gases que emiten los coches son uno de los principales responsables de la contaminación urbana, y sus efectos se acentúan en días con cielos cubiertos y polvo en suspensión. | Redacción Local

5

En un día como este martes, donde el bochorno es destacable debido a los cielos cubiertos y con polvo en suspensión, conviene recordar que la mezcla entre la alta humedad y la contaminación de la ciudad pueden representar problemas de salud, especialmente para las personas sensibles, niños y ancianos, así como para aquellos que tengan una afección respiratoria.

De este modo, los asmáticos o los que padecen rinitis o otros tipos de manifestaciones alérgicas tendrán que tener especial cuidado, ya que, por ejemplo, las personas aquejadas de asma tienen un riesgo mayor de sufrir una crisis los días en que las concentraciones de ozono a nivel del suelo son más elevadas, según recuerda la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Este mismo organismo internacional remarca que la contaminación ambiental es causa directa e indirecta de millones de muertes prematuras alrededor del mundo, y hace unos años que abandera una lucha para que los gobiernos tomen mayor conciencia y prioricen el transporte público y medios de locomoción limpios por encima del tráfico rodado convencional.

El aire limpio se convierte en contaminado cuando se mezclan en él partículas químicas como el monóxido de carbono, el dióxido de azufre, el dióxido de nitrógeno y el ozono, en la mayoría de los casos mediante los tubos de escape de los vehículos y las chimeneas de las industrias.

Noticias relacionadas

Si contamos además con cómo se ha iniciado el mes de agosto en Baleares desde el punto de vista térmico, tenemos un binomio peligroso. Así, Mallorca y Menorca viven altas temperaturas cercanas a los 40 grados que mantienen la alerta naranja. La noche ha sido especialmente cálida y no ha dado tregua, según demuestra esta publicación:

Por este motivo, desde el Govern recomiendan no realizar trabajos pesados ni actividad física en las horas centrales del día, beber abundante agua y descartar bebidas con cafeína y alcohol, o vestir ropa cómoda y ligera y preferentemente de algodón.

También son ideales los alimentos ligeros, como las frutas ricas en agua. Asimismo, recuerdan que durante el día conviene tener ventanas y persianas cerradas para evitar que el calor penetre en la vivienda, y aprovechar las horas nocturnas para ventilar la casa.

En el caso de que tengan personas mayores que vivan solas, deberán prestarles una mayor atención para evitar una posible deshidratación. Y aquellos que tomen medicación por una enfermedad crónica, deberán consultar con su médico cuál es la cantidad ideal de líquido que deben ingerir al cabo del día.