Greenpeace denuncia contaminación por plásticos en el norte de Mallorca y en el parque nacional de Cabrera. | M. À. Cañellas

2

Greenpeace ha denunciado en Palma que las aguas baleares están sufriendo el problema de contaminación por plásticos, con graves consecuencias para las especies que habitan en ellas. Ha sido este miércoles durante un encuentro con la prensa a bordo del Rainbow Warrior, que hasta mañana permanecerá atracado en Palma para dar visibilidad a su campaña Menos plástico, más Mediterráneo.

Según han explicado a través de un comunicado, los estudios científicos muestran que las zonas de más concentración de plástico en Baleares se encuentran en la costa Norte de las islas, debido a la dinámica de las corrientes marinas. En el norte de Mallorca e Ibiza hay puntos con una concentración de más de un millón de fragmentos de plástico por kilómetro cuadrado.

Greenpeace alerta de que se han encontrado microplásticos también en áreas protegidas, como el parque nacional marítimo-terrestre de Cabrera, con actividad humana restringida. En el caso de Cabrera se encontraron más microplásticos que en la zona urbana de estudio.

Greenpeace también ha destacado que las islas están en camino de promover soluciones a este problema en su Ley de Residuos y anima a sus autoridades a dar un primer paso implantando un sistema de depósito de envases.