Imagen de archivo de alumnos atendiendo las explicaciones de un profesor. | Redacción Digital

18

La Conselleria d’Educació i Universitat tiene detectados, con datos del curso pasado, 673 alumnos llamados ‘de altas capacidades intelectuales’, popularmente conocidos como ‘superdotados’. Estos alumnos tienen necesidades específicas de apoyo educativo. El director general de Planificació, Ordenació i Centres, Antoni Morante, ha explicado a este periódico que «los alumnos de altas capacidades necesitan una adaptación educativa a sus características, con enriquecimiento de currículum y ampliación de su nivel y actividades más avanzadas, incluida la posibilidad de cursar asignaturas de un curso superior».

Más allá de todo eso, la conselleria ha aprobado recientemente una resolución que permite a los alumnos de altas capacidades que puedan saltarse un curso, tres veces como máximo en toda su escolarización obligatoria. «Un caso extremo sería que un alumno pueda realizar los 10 cursos de escolarización obligatoria, 6 de Primaria y 4 de ESO, en tan sólo 7 años, saltándose tres», indica Morante.

El director general señala que «hasta el momento, este procedimiento se utilizaba poco, no porque no hubiera alumnos capaces, sino porque las medidas estaban poco claras. A partir de ahora, con la nueva resolución, todo el procedimiento se regula adecuadamente y se establece un protocolo de detección y atención, que además precisa de la oportuna formación de los profesores. Existe una normativa esta tal al respecto, pero las comunidades autónomas deben desarrollar su regulación. Antes de la resolución, el centro educativo podía proponer medidas para un alumno determinado y la conselleria las aprobaba, pero todo el proceso se basaba más en las buenas intenciones y la buena voluntad que en un protocolo claro».