Los trabajadores del Psquiátrico denuncian el deterioro del hospital

| Palma |

Valorar:
preload
Trabajadores del hospital Psquiátrico han denunciado este martes en el Parlament la situación de deterioro en el que se encuentra el centro asistencial.

Trabajadores del hospital Psquiátrico han denunciado este martes en el Parlament la situación de deterioro en el que se encuentra el centro asistencial.

09-05-2017 | M. À. Cañellas

Los trabajadores del hospital Psquiátrico han denunciado este martes la situación de deterioro en el que se encuentra el centro asistencial tras el debate por la suspensión de los refrescos y dulces en la dieta de los usuarios del club social, algunos de los cuales han llevado a cabo un encierro junto a empleados.

El tema ha sido abordado este martes en el pleno del Parlament, donde la presidenta del Govern, Francina Armengol, y la consellera de Salud, Patricia Gómez, han explicado que el único recorte que se ha hecho en el club social «Amics» del hospital Psiquiátrico ha sido el de las bebidas azucaradas y la bollería industrial.

Según ha detallado en los pasillos del Parlament uno de los trabajadores del hospital, Juan José Jerónimo, la consellera «falta a la verdad» porque «se suspendió el suministro y no por una dieta más sana», si no solo por agua.

«El tema de fondo no es un zumo o unas galletas sino el deterioro que tiene el hospital», ha resaltado Jerónimo, respaldado por la diputada del grupo Mixto Montse Seijas, que ha realizado una de las preguntas sobre este asunto en el pleno del Parlament.

Según el monitor del club social del hospital, Juan Muñoz, las declaraciones del Govern realizadas «no se ajustan a la realidad», ya que «presumen de una inversión que no tienen» porque los trabajadores han pedido el plan y no se les ha facilitado, por lo que ha expresado su duda de que existan 4,5 millones para el hospital, como ha asegurado Armengol.

Muñoz ha criticado la escasez de alimentos como frutas en la dieta de los usuarios del hospital y que la comida que reciben es «incomestible» hasta el punto de que se devuelve.

«No son números, no son animalitos de feria, son personas a las que hay que cuidar», ha defendido el trabajador, que ha sacado una media de lo que cuesta un vaso de refresco por usuario:0,38 céntimos de euros.

Finalmente, el enfermero Paco Moreno ha insistido en la escasa calidad de la comida que se facilita en las instalaciones del hospital y ha mostrado una foto de la misma, que mostrada alimentos poco apetecibles y sanos.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

Manipula
Hace un año

Y se ha deteriorado estos veintiún meses últimos. En tiempos de Bauzá estaba todo perfecto. Y yo voy me lo creo.

Valoración:-6menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1