Mientras el Parlament no apruebe la nueva ley, el alquiler turístico en pisos está prohibido. | Michel's

69

En tres días los funcionarios de la Conselleria de Turisme se vieron sobrepasados por los acontecimientos. Desde que el viernes 7 de abril el Consell de Govern aprobara el anteproyecto de ley para regularizar el alquiler vacacional y abrir así la puerta a llevar a cabo esta actividad en pisos -ahora prohibido- en los tres días previos al inicio de la Semana Santa miles de personas acudieron a la Conselleria para regularizar sus pisos, sin saber que la normativa aún no está en vigor.

Por este motivo, los funcionarios se vieron obligados a colgar una nota de aviso a los interesados en la que informan que la ley todavía no está aprobada y que, por tanto, está prohibido el alquiler turístico en pisos y adosados. Esta situación, que no esperaban no los trabajadores ni los políticos de la Conselleria, pone de manifiesto el gran interés que genera la cuestión entre los ciudadanos, así como la multitud de personas que llevan a cabo la actividad, pese a no estar regularizada. En estos momentos aún está vigente la ley de 2012, aprobada por el Govern Bauzá, que no permite el alquiler turístico en edificios plurifamiliares.

La nueva norma todavía debe tramitarse en el Parlament y podría sufrir variaciones de su redacción actual. Además, una vez aprobada por la Cámara, los consells y ajuntaments disponen de un período de ocho meses para elaborar la zonificación, es decir, determinar las zonas en las que se podrán destinar viviendas -de cualquier tipología- a alquiler vacacional y en cuáles no.