Vídeo de la memoria de los Servicios Sociales 2016. | Ayuntamiento de Palma

La Conselleria de Benestar i Drets Socials del Ayuntamiento de Palma gestionó 20.181 ayudas y prestaciones por valor 4.180.713 euros en 2016, cuantía un 11,7 % superior a la del año anterior.

La consellera de Benestar i Drets Socials del Ayuntamiento de Palma, Mercè Borràs, y el director general del área, Juan Antonio Salas, han presentado este lunes la memoria de los Servicios Sociales de Palma 2016, ha informado el consistorio en un comunicado.

El área municipal impartió 171 talleres propios en 30 barrios de Palma en 2016, un 70 % más que el año anterior, a los que asistieron unas 3.000 personas, y además subvencionó o contrató otros hasta alcanzar los 4.774 participantes en estas actividades para prevenir situaciones de vulnerabilidad.

Según Borràs, los datos reflejan un cambio en la orientación de las políticas «del modelo asistencialista y de contención hacia un modelo prevención comunitaria con unos servicios sociales cercanos a la ciudadanía y capaces de generar segundas oportunidades».

Borràs ha destacado la importancia del incremento de los talleres, «porque es una manera de prevenir situaciones de vulnerabilidad».

La consellera ha señalado como «otro puntal» acercar los Servicios Sociales a la ciudadanía y ha destacado que en 2016 se concedieron casi 1.200 ayudas más que en 2015.

En cuanto al tipo de ayudas gestionadas, del total, 1.448 fueron becas de comedor, 328 becas de centro de día para niños, 14.935 ayudas para cobertura de necesidades básicas, 1.911 ayudas para apoyo personal o familiar, 1.054 becas de integración social y 505 inserción formativa laboral.

El número de ayudas económicas del 2016 fue de 18.405, un 5,1 % más que el año anterior, cuando se concedieron 17.507. El número de ayudas preventivas para la infancia en riesgo, fue de 1.776, un 11,2 % más.

La concejala ha explicado que el incremento ha supuesto más trabajo para los profesionales del área y ha detallado que en un año se han incrementado en el área 22 trabajadores en plantilla y 15 del programa SOIB visibles, sumando un total de 37 personas más.

En número de usuarios tiende a estabilizarse, con 24.834 personas en 2016, un 1,6 % más que en 2015.

«Si miramos los datos en perspectiva desde 2010 se han ido estabilizando. Atribuimos este hecho a que la mejora económica no se transfiere a los usuarios de los servicios sociales, en segundo lugar a que se han acercado y dado a conocer los servicios sociales y en tercer lugar a que personas que han conocido el circuito de servicios sociales continúan haciendo uso del mismo, como beneficiarios de prestaciones técnicas», ha explicado.

En cuanto a los inmigrantes, se ha producido un «notable» descenso desde 2010 de usuarios extranjeros. En 2010, se alcanzó el máximo, con 10.339 personas atendidas y en 2016 han sido 7.511, 31,4 % menos.

Borràs ha explicado que esto se debe a que muchos inmigrantes han vuelto a su país de origen y otros han iniciado un proceso de nacionalización.

Por sectores, Borràs destacó que el mayor número de atenciones se ha brindado a familias, con 4.000 atendidas en un año; seguido de 1.661 demandas específicas por parte de mujeres y de 1.065 inmigrantes.

De cara al futuro, la concejala ha explicado que existe un elevado número de personas mayores de 65 años que viven solas y considera necesario «rediseñar los programas de dependencia para este colectivo».