En la imagen, un barco de Baleària. | Redacción Digital

2

La naviera Baleària invertirá 450 millones de euros, la mayoría en nuevos buques y modernización de su flota, en los próximos cinco años, tras obtener un beneficio de 39 millones en 2016, el 37,7 % más que el ejercicio anterior.

Este resultado se debe tanto al aumento de la oferta (nuevas líneas y refuerzo de otras) como al precio del combustible, cuyas «caídas históricas» han permitido reducir costes, si bien esas rebajas no se van a repetir durante este año, según ha explicado el presidente de Baleària, Adolfo Utor, en la presentación de resultados.

En el ejercicio de 2016 (del 1 de noviembre al 31 de octubre), la compañía facturó el año pasado 329,5 millones, el 13 % más que en 2015, y el resultado de explotación subió el 17 % hasta los 78,8 millones, unos resultados «ligeramente superiores» a los del año 2009, los mejores registrados por la naviera.

Su plan de inversiones 2017-2021 contempla 450 millones que se destinarán a tres nuevos buques inteligentes («smartships») propulsados por gas natural, actualmente en construcción en el astillero La Naval y otros dos en el italiano Cantieri Navale Visenti.