4

El Govern ha firmado un segundo convenio con Endesa Distribución Eléctrica para que la empresa lleve a cabo las actuaciones necesarias para garantizar el suministro que requiere la electrificación del tren hasta Manacor y Sa Pobla.

El calendario de la electrificación de toda la red ferroviaria avanza «a buen ritmo» y se prevé que en los primeros meses de 2017 se inicien las obras y que el servicio se ponga en marcha en 2018, un año antes de lo previsto.

De este modo, ya no habrá transbordo en la estación de enlace y se podrá ir directamente a Sa Pobla y a Manacor en tren eléctrico, según ha informado la Conselleria de Territorio, Energía y Movilidad.

Endesa, como distribuidora de energía a la zona, necesita adecuar sus instalaciones para su red tenga la capacidad suficiente para atender las nuevas demandas de SFM.

Estas actuaciones tienen un coste total de 2,8 millones de euros, que tiene que abonar Servicios Ferroviarios de Mallorca (SFM), gasto que el Govern ya ha aprobado.

En conjunto, ha indicado la Conselleria, se trata de actuaciones «imprescindibles» como, por ejemplo, las sustituciones de transformadores para poder dar más potencia, o la construcción de un nuevo edificio para que puedan caber todos los aparatos.

La red interconectada permitirá garantizar una alimentación de la red permanente, de forma que cualquier incidencia en una de estas será amparada por las otras.

Para llevar a cabo la electrificación de los tramos de la red que todavía funcionan con combustible, es necesario realizar obras de electrificación del tramo Enlace-Manacor.

Igualmente, se deben hacer obras de electrificación del tramo Enlace-Sa Pobla, que incluyen la construcción de dos subestaciones y 12 kilómetros de catenaria flexible en vía única.

Además, se realizarán expropiaciones asociadas a las obras, la adecuación de interferencias con líneas eléctricas y telefónicas y un aumento de la capacidad de transformación en dos subestaciones de distribución. Con la puesta en marcha del servicio electrificado, los usuarios podrán disfrutar de mejoras importantes en el servicio, como la eliminación del transbordo.

También se reducirá el tiempo de viaje unos cinco minutos, mejorará el confort y se reducirán las emisiones de CO2, las emisiones acústicas a la atmósfera y la utilización de lubricantes contaminantes.