Un grupo de profesionales del taxi debate acerca de la situación que vive el sector. | T. Ayuga

112

La implantación este próximo verano de las nuevas rutas de transporte público hacia los puntos más turísticos de la isla preocupa al sector del taxi.

Las conexiones con puntos tan turísticos como Cala Millor, Port de Alcúdia o Magaluf se efectuarán de mayo a octubre, y tendrán una frecuencia de 60 a 90 minutos. Hasta ahora los turistas que querían desplazarse hasta estas localidades desde Son Sant Joan no podían ir en autobús sin pasar por Palma. La otra opción disponible era el taxi, con un precio que puede llegar hasta los 90 euros si el viajero quiere llegar a Cala Millor, por ejemplo.

Los taxistas creen que no es necesaria la implantación de este nuevo servicio de transporte ya que «se están duplicando servicios y están jugando con el empleo de más de 2.000 personas». Algunos, como Tomeu Cantallops, aseguran que «cada año hay menos trabajo». Cree también que «es entendible que se pongan autobuses para que la gente trabajadora pueda llegar a sus destinos, pero aquí se lo estamos poniendo fácil al guiri». Además, asegura que ya tienen pérdidas porque la tarifa mínima de aeropuerto es la más baja del país.

Los taxistas cifran las pérdidas entre un 10 y un 30 por ciento, a pesar de que el Govern calcula que sólo se dará servicio a un 10 por ciento de los viajeros del aeropuerto.

Noticias relacionadas