La consellera Fina Santiago ha repasado en la Cámara balear las principales partidas que gestionará su departamento. | Jaume Morey

6

El Govern ha presupuestado para el año próximo 106,6 millones de euros para cubrir los costes de la atención a personas dependientes, lo cual representa un incremento del 13,2 % respecto a 2016.

La consellera de Servicios Sociales y Cooperación, Fina Santiago, ha destacado este dato durante su comparecencia en la comisión parlamentaria de Hacienda y Presupuestos para informar de las cuentas de su departamento para 2017, cuando dispondrá en total de 178,9 millones de euros, un 9,6 % más que este año.

La atención a la dependencia dará cobertura el próximo año a unas 13.500 personas, 1.800 más de las previstas en los presupuestos del año pasado, y su coste representará casi el 60 % del total de fondos de la conselleria.

Junto con la asistencia a personas dependientes, la «lucha contra la pobreza» es uno de los principales objetivos políticos de su departamento, ha indicado Santiago, quien ha apuntado que se mantienen 20 millones de euros para la renta social, que ampliará sus beneficiarios, y se trasferirán 4 millones de euros a los consells insulars para la renta mínima de inserción.

Santiago ha puntualizado que a la partida total incluida en el proyecto presupuestario habrá que sumarle 7 millones de euros procedentes básicamente del remanente de la renta social que se destinarán a infraestructuras, entre ellas las dos nuevas residencias proyectadas en Marratxí y un punto de Palma aún por determinar. El Consell de Mallorca cofinanciará estos dos centros.

Continuarán las obras de centros de día en Felanitx y Son Ferriol, se iniciarán otros dos, se remodelarán residencias de ancianos y se iniciará la ampliación del centro de menores de Es Pinaret, que se prolongará hasta 2019, ha explicado la consellera.

Santiago ha agregado que se ha presupuestado para 2017 la apertura en Ibiza de una residencia interinsular para discapacitados físicos y la asunción de la gestión pública de la residencia de Sa Serra de Sant Antoni.

Otro ámbito de competencia de su departamento del que ha destacado el incremento presupuestario (de 1,8 a 2,9 millones de euros) es la atención de la salud mental, que se concretará en la ampliación de las plazas concertadas en centros ocupacionales, la apertura de una instalación de este tipo de gestión pública, la prestación de un servicio de acompañamiento y el acogimiento en viviendas supervisadas.

«Se consolidará la renta de emancipación para jóvenes extutelados por la administración», de la que ya se benefician 23 personas, la concertación de viviendas y los programas de acompañamiento a este colectivo, ha indicado Santiago, que ha añadido que se abrirá un centro para menores con medidas judiciales de convivencia. Estas políticas cuentan con partidas que suman 1,5 millones de euros.

El departamento de Cooperación dispone de un presupuesto de 4,6 millones de euros y el plan de prestaciones para inmigrantes desfavorecidos cuenta con una partida de 9 millones de euros, ha expuesto la consellera.

Su antecesora, la diputada del PP Sandra Fernández, ha indicado en su primera intervención que los de Servicios Sociales para 2017 «no son unos malos presupuestos, pero sí que son algo decepcionantes» por cuando que se incrementan menos que los del conjunto del Govern y aumentan en menor medida que en los últimos tres años."No se ve una apuesta clara por los servicios sociales», ha lamentado.