Hay diversos puntos de acuerdo en la comunidad educativa respecto a los deberes escolares. El rechazo a las tareas en Primaria es generalizado. | Pere Bota

19

Amplio apoyo de la comunidad educativa de Mallorca a la huelga de deberes convocada por la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA), en la que está integrada la Federació d’Associacions de Pares i Mares de Mallorca (FAPA). Representantes de la comunidad educativa expresan su apoyo a la protesta o, al menos, a una «racionalización» de los deberes, entendidos como el trabajo escolar que los alumnos realizan fuera del centro.

Como presidente de FAPA-Mallorca, integrada en la entidad convocante, Vicenç Rodrigo declaró este miércoles que «la huelga no es una amenaza ni busca conflicto o confrontación con los profesores. Todo lo contrario, busca generar un debate. Aceptamos los deberes que contribuyan a reforzar y consolidar lo que se ha aprendido en clase, pero no la barbaridad de que el alumno tenga en hacer en casa lo que no ha dado tiempo en clase. Además, no es obligación de los padres explicar a sus hijos, si es que pueden, lo que éstos no han entendido en clase».

Pere Carrió, presidente del Consell Escolar de les Illes Balears, manifestó que «estoy en contra de unos deberes excesivos. Soy partidario de unos deberes necesarios, razonables y sensatos».

Bernat Alemany, presidente de Escola Catòlica (mayoría de los centros concertados), se muestra «partidario de que los fines de semana no haya deberes. El resto de días, los justos y necesarios».

Noticias relacionadas

Maria Alarcón, de UGT, indicó que «respeto la iniciativa de los padres. Uno deberes exagerados son negativos, pero el profesor sí debe tener la opción de ponerlos. En Primaria no debería haberlos».