La consellera de Presidència y portavoz del Govern, Pilar Costa; la presidenta Francina Armengol y el vicepresidente Biel Barceló, conversan durante la sesión del Parlament de este martes. | Jaume Morey

7

El Parlament balear ha aprobado este martes la creación de una ponencia de estudio sobre el uso terapéutico del cannabis para las personas enfermas y promover la regulación específica de la actividad de las asociaciones y los clubes sociales del cannabis y su cultivo.

La proposición no de ley ha sido presentada y defendida por los partidos de izquierda de la cámara legislativa (MÉS, Podemos y PSOE) y también ha sido apoyada por Ciudadanos y, parcialmente, por el PP, mientras que el PI (Proposta per les Illes) se ha abstenido.

Con esta iniciativa se pone en marcha esta ponencia de estudio en el seno de la Comisión de Salud para recoger las opiniones y aportaciones de expertos y autoridades en esta materia respecto de tres puntos.

El propósito del primero es reconocer el uso terapéutico del cannabis para aquellas personas enfermas, así como la eventual formación y atención en el sistema sanitario público.

Noticias relacionadas

En segundo lugar, se pretende promover la regulación específica de la actividad de las asociaciones y los clubes sociales de cannabis y su cultivo, «desde una perspectiva de salud pública y de reducción de los riesgos asociados al uso del cannabis entre sus asociados, así como la creación de un registro civil específico de estas asociaciones».

Finalmente, los partidos promotores de esta iniciativa plantean el desarrollo de nuevos programas de información, prevención y promoción de la salud en drogodependencias, especialmente entre la población joven.

En la exposición de motivos de esa iniciativa se explica que los Clubes Sociales de Cannabis (CSC) son asociaciones legales registradas y sin ánimo de lucro formadas por personas adultas consumidoras de cannabis que se organizan como usuarios para disponer de un espacio donde se pueda velar por la defensa de sus derechos como consumidores responsables.

El funcionamiento de los CSC se deben «fundamentar» en la transparencia y la gestión democrática y, actualmente, reciben un gran número de consultas sobre el uso terapéutico del cannabis.

También se destaca que las terapias con cannabis pueden ser muy útiles como complemento o substitución de otros fármacos, con el fin de paliar el dolor o mejorar la calidad de vida los pacientes.

El portavoz de MÉS per Mallorca, David Abril, ha defendido que el consumo del cannabis en una «realidad social» y la propuesta realizada es «seria» y no platea legalizar la marihuana, sino que está formulada desde el «pragmatismo» tras «setenta años de prohibición».