Núria Riera. | Redacción Digital

3

La declaración judicial de Álvaro Gijón este viernes por el caso de la Policía Local ha desatado muchos nervios en el seno del PP-Balear. Tantos, que han corrido para nombrar a Núria Riera como nueva presidenta del Comité de Derechos y Garantías. Todo indica que no habrá de momento petición de medidas cautelares para Álvaro . El grueso del sumario sigue bajo secreto y queda mucha tela que cortar en materia de instrucción del asunto. Pero, «por si las moscas», la cúpula del PP ha caído en la cuenta de que el partido está «desarmado» para el caso de que se tuviese que tomar alguna medida de disciplina interna. De ahí que han hecho saltar a Núria al ruedo. En este comité habrá gente próxima a los rodriguistas, pero el regionalismo ya lo controla.

Como es sabido, el pasado julio dimitió de forma ruidosa el anterior presidente del Comité de Derechos y Garantías, Antoni Deudero, con algunos de los miembros de este organismo. Como también es conocido, el president del partido, Miquel Vidal , estaba hasta la cresta de Deudero por su obsesión expedientadora. Sabedor de hasta donde llegaba el distanciamiento, Deudero tiró los trastos y se fue a su casa..

Hasta el momento, Vidal no había nombrado sucesor. Creía que tenía tiempo por delante. Pero de pronto la cúpula de la calle Palau Reial se ha dado cuenta de que «es urgente» rearmar este Comité, conocido en la jerga popular como «los cortadores de cabelleras», los «inquisidores» o los «Gillette Supersilver».

No hay que olvidar que ya hay decisión de medidas cautelares para el hasta hace poco presidente del PP-Palma, José María Rodríguez. Y eso pesa mucho, sobre todo después del pacto anticorrupción acordado por Mariano Rajoy con Albert Rivera.

En este contexto, ayer por la mañana sonaba con fuerza de punta a punta de la calle Palau Reial y aledaños que la nueva presidenta del Comité de Derechos y Garantías sería Núria Riera, diputada autonómica, licenciada en Derecho (condición sine qua non para ocupar el cargo), chica leal al mando como ninguna, muy trabajadora y ahora convertida en uno de los pilares de las filas regionalistas. Tal apuesta se confirmó plenamente a última hora de la tarde en la reunión «ordinaria» de la Junta Directiva, aunque la cúpula popular llevaba negándolo todo el día.

Miquel Vidal quiere armado y artillado el Comité de Garantías cuanto antes, ya que los indicios señalan que el asunto Gijón podría acabar en el banquillo. A su vez, hay argumentos de peso a favor de Núria Riera. Nadie discute su profesionalidad y formación. Es funcionaria de carrera y muy implicada en el partido.

Pero también hay rumores críticos a nivel interno. El principal es que aceptó ser consellera d'Educació de Bauzá en plena batalla del trilingüismo en sustitución de la controvertida Joana Maria Camps, conocida como Sa Moma. Aquel enfrentamiento, que definió la pasada legislatura, acabó con una sonada derrota del PP, que pasó de 35 a 20 diputados. No obstante, es incuestionable el actual alineamiento sin condiciones de Núria con las gentes de Vidal y Company.

Núria es la esposa de Biel Matas, exalcalde de Montuïri , actual coordinador general del PP y asesor dell Consell de Mallorca, también identificado en la actualidad como un regionalista de bandera aunque fue Bauzá quien le nombró coordinador . Miquel Vidal, pasito a pasito y sonrisa a sonrisa, sigue reforzándose y metiéndose gente muy válida o influyente en su bolsillo. Su poder sobre los antaño intocables rodriguistas continúa acrecentándose. Cada día que pasa, Vidal es más fuerte.