Imagen del minuto de silencio en la Delegación de Gobierno. | A. Sepúlveda

9

Alrededor de 40 representantes del Govern, el Consell de Mallorca, el Ajuntament de Palma y de todos los grupos políticos del Parlament se han reunido este martes frente a la Delegación de Gobierno para guardar un minuto de silencio por el último caso de violencia machista ocurrido en Baleares, comunidad en la que ya suman cuatro mujeres asesinadas.

Durante el acto, el secretario general de la Delegación del Gobierno en las Islas Baleares, Evelio Antich, ha manifestado su «rechazo a la violencia de género.

Así, Antich ha animado a «pedir a la sociedad un esfuerzo en educación», ya que hay que llevar a cabo un «trabajo importante para impedir hechos como los que nos han reunido aquí».

Por otra parte, la presidenta del Institut Balear de la Dona (IBD), Rosa Cursach, ha expuesto, en relación a Xue Sandra Saura, que «intentó luchar para salir con su hijo desde el primer momento» y ha recordado que «es un año negro en Baleares» y que en «España ya van 31 mujeres asesinadas más otros casos que están en investigación».

De este modo, Cursach ha declarado que «hace falta tener conciencia y aplicar medidas contundentes, no solo en intervención sino en prevención».

Noticias relacionadas

Por otra parte, la directora insular de Igualdad del Consell de Mallorca, Nina Parrón ha recordado que «la violencia machista no se puede solucionar con leyes» si no hay una «concienciación de todos los ciudadanos».

Campaña

La directora insular de Igualdad del Consell de Mallorca ha adelantado que van a poner en marcha una campaña a través de pancartas con el nombre 'Mallorca lliure de agressions sexistes' «para que los ayuntamientos de los pueblos las pongan en las fiestas como un recordatorio visual».

Este proyecto ya se lleva haciendo en Palma desde principios de legislatura cuando firmaron el pacto por una Mallorca libre de violencia machista.

En la misma línea, Parrón ha querido recordar que «las agresiones sexistas son el primer escalón de la violencia machista» y que por ello «no se debe tolerar ningún tipo de acoso ni agresión que humille a la mujer».