Felipe y Letizia saludan a los ciudadanos que han acudido a l'Almudaina para ver de cerca a los monarcas. | Pere Bota

23

Felipe VI y la Reina Letizia han reafirmado este domingo su voluntad de apertura y acercamiento a la población balear en la ya tradicional recepción en el Palacio de la Almudaina, que ha reunido a representantes de todos los ámbitos de la vida del archipiélago.

Acompañados de la Reina Sofía, don Felipe y doña Letizia han tenido ocasión de recibir allí unas 450 personas, representantes de asociaciones de carácter social, organizaciones no gubernamentales, fundaciones, profesionales de la cultura y representantes del sector primario de la economía balear, así como a las siete máximas autoridades políticas del archipiélago, con independencia de su color político.

Recibimiento

Los Reyes acudieron puntuales a su cita, pero antes quisieron darse un baño de masas con el público que los esperaba ante la Seu. A las 20.31 comenzaron a oírse aplausos y vítores del público. Los Reyes saludaron a los presentes durante unos minutos.

Poco después comenzó el tradicional besamanos, que se prolongó durante 20 minutos. Del ámbito político hubo una amplia representación, encabezado por la presidenta del Govern, Francina Armengol; la presidenta del Parlament, Xelo Huertas, los presidentes de los consells insulars y el alcalde de Palma, José Hila.

Habían anunciado ya que declinaban la invitación, como ya ocurriese el año pasado, tanto los representantes políticos de Podemos como los de MÉS, pero a la recepción han acudido el presidente del Consell de Mallorca, Miquel Ensenyat, de la formación econacionalista, y también la presidenta del Parlamento autonómico, Xelo Huertas, militante del partido de Pablo Iglesias.

Novedad

Este año, pro primera vez, habían sido invitados representantes de toso los colegios profesionales de las Islas, de todas las denominaciones de origen y todos los premiados del Ramon Llull de este año.

El objetivo de la Casa Real era llegar al mayor número posible de colectivos de la sociedad balear. Así, en esta ocasión había 50 personas más que el año anterior.