Francina Armengol conversa con Biel Barceló en la sala de plenos del Parlament. | Jaume Morey

58

El Servei de Salut de les Illes Balears se salta la Llei de Funció Pública y ha convocado al menos siete concursos para ofertar otras tantas plazas de empleado de la administración en las que el catalán no es requisito. Las convocatorias sucesivas de estas plazas del IB-Salut, organismo que depende de la consellera socialista Patricia Gómez, se han ido realizado entre mediados de abril y finales de mayo, es decir, después de que el Parlament modificara la ley el pasado 31 de marzo. Este hecho no ha gustado nada a MÉS, que ha registrado una serie de preguntas en el Parlament en las que pide explicaciones a la consellera ante lo que consideran un incumplimiento flagrante de la ley de Funció Pública.

El partido ecosoberanista ha registrado estas iniciativas a pesar de que el pacto que firmaron hace un año MÉS y PSOE establece de forma taxativa la imposibilidad de que los partidos que apoyan al Govern hagan preguntas de control. Las preguntas se registraron el pasado lunes y las firma la coportavoz de MÉS, Bel Busquets. En ausencia de Busquets, que este martes estaba de vacaciones, el diputado ecosoberanista Antoni Reus se mostró conciliador y aseguró que la única intención es que la consellera de Salut explique qué ha pasado.

La respuesta la da la actual secretaria general de la Conselleria de Salut, que hasta el pasado viernes era la directora de Recursos Humanos del IB-Salut, Guadalupe Pulido. Justifica que el catalán no sea requisito en que hubo un solapamiento temporal entre la convocatoria de las plazas y la aprobación de la ley.
Reconoce que la convocatoria no cumple los requisitos legales y asegura, en cualquier caso, que pese a ello, «no se adjudicará ninguna de estas plazas a quien no cumpla el requisito».