Todas las zonas turísticas de Balears están a pleno rendimiento. | T. Ayuga

16

La masiva llegada de visitantes y turistas a Mallorca en julio está superando las previsiones más optimistas, de ahí los niveles de ocupación que se registran en todas las zonas hoteleras de la Islas, con registros medios superiores al 95 % en gran parte de la oferta de alojamiento, aunque hay establecimientos que están al cien por cien hasta la primera quincena de septiembre.

Esta afluencia de turistas en las zonas vacacionales ha generado problemas de sobrecontratación que han derivado en situaciones de overbooking (sobreocupación) en muchos hoteles de Platja de Palma y, entre otros, también en las zonas turísticas de Calvià, Alcúdia-Can Picafort, Platges de Muro, Cala d’Or y Son Servera.

El presidente de la Asociación Hotelera de la Platja de Palma, Francisco Marín, reconoce estos desvíos puntuales: «Los turistas afectados son recolocados de inmediato en establecimientos que tienen camas libres en la misma zona. No se está generando ningún problema porque colaboran tanto los touroperadores como las pequeñas y medianas cadenas. Esto también está sucediendo en otros enclaves turísticos porque la demanda supera a la oferta de plazas existente».

Este intercambio de información es precisamente lo que está evitando la imagen de turistas de un hotel a hotel con las maletas, como así sucedía a principios de los años 2000 cada verano por no controlarse la sobrecontratación, lo que hacía que hoteles se comercializaban por encima de su propia capacidad de camas.