David Abril votando el 26J. | Redacción Local

18
El próximo 7 de julio, día de San Fermín, la assemblea de Més analizará a fondo las causas de «no haber alcanzado las expectativas» el las elecciones generales del 26-J. En la asamblea «todo el que quiera expresará su opinión» pero existe la convicción de que «un 70 por ciento de nuestro electorado acudió a votar. Si no se alcanzó el tercer diputado no fue por Més». Es más, algunos de los dirigentes, como David Abril, afirman que «si hubiésemos ido en solitario, es más que probable que Podemos habría quedado a un nivel muy parecido al del PSIB, bajando mucho más».
En consecuencia, «es preciso tomarnos estos resultados con tranquilidad. Més hizo lo que debía en todo momento. Era un absurdo que nos hubiéramos vuelto a presentar en solitario como en diciembre. No teníamos otro remedio que la coalición, que ha alcanzado 117.000 votos. No es lo que esperábamos, pero es impresionante este apoyo, impensable hace pocos años para la izquierda alternativa y transversal».
De esta manera, «la sensación» es que la assemblea, que se celebrará en Algaida, «será más tranquila de lo que muchos piensan o desearían. Ni habrá rupturas ni rasgados de vestiduras. A todos nos hubiera gustado que Antoni Verger hubiera salido diputado, pero este tipo de procesos son lentos. La realidad no se transforma en pocos meses».
Aún así, en Més son conscientes de que «pudo haber errores» en la estrategia establecida por la cúpula madrileña de Podemos. «Se hizo una campaña demasiado basada en los programas televisivos y se dejó en segundo lugar la calle, que es lo que nunca debe hacer la izquierda». En Més también son conscientes de que algunos veteranos soberanistas del PSM optasen por la abstención al no gustarles el pacto con Podemos. Pero «estamos hablando de segmentos minoritarios, todo lo respetables que se quiera, pero no significativos en el 70% de los nuestros que sí fueron a votar. Además, Més sacó 65.000 votos en las autonómicas del año pasado y el nivel de apoyo se redujo en 30.000 sufragios en las generales de diciembre. Está claro que o pactábamos o nos exponíamos a una nueva pérdida de votos. En las generales muchísimos ciudadanos votan en clave estatal».
Si la asamblea de Més se desarrolla en los términos previstos, el próximo objetivo de esta coalición «es centrarse en las instituciones que gobernamos. La derecho ha sumado muchos apoyos el 26-J en Balears. Eso es lo que hay que contrarrestar con una buena labor en las instituciones. Lo contrario es quedarnos anclados en los resultados del domingo y hay que superarlo».
Respecto a las teorías «conspiranoides» sobre «posible pucherazo» en las pasadas generales, en Més no se lo creen. David Abril ha llegado a afirmar que «esta es una teoría que corre por las redes auspiciada por bases de Podemos pero que nosotros no pudimos constatar en los colegios electorales». Por tanto, el objetivo actual de Més es sanar heridas, procurar enmendar errores «y seguir adelante, trabajando mucho en el Govern y en el Consell. Pero sin tensiones internas, rupturas o crisis, que por otra parte la dirección no detecta de una manera significativa».