Son Espases ha implantado el primer marcapasos sin cables de Balears. Así lo han explicado este lunes la consellera de Salud, Patricia Gómez, junto a la directora gerente de Son Espases, María Dolores Acón; el jefe del Servicio de Cardiología, Armando Bethencourt, y Carmen Expósito y Carlos Grande, cardiólogos de la Unidad de Arritmias. | Redacción Digital

8

El Hospital Universitario Son Espases ha implantado el primer marcapasos sin cables en Balears que, según han explicado desde el Govern, supone «un avance hacia mecanismos más seguros, sencillos y capaces de integrarse en el cuerpo humano».

Según han detallado, a diferencia del sistema tradicional, el nuevo dispositivo, implantado por la Unidad de Arritmias del Servicio de Cardiología, no lleva cables ni una batería implantada bajo la piel, por lo que no hay signos externos del marcapasos.

Todo el sistema está integrado en una especie de cápsula que se coloca directamente dentro del corazón, concretamente en la cavidad ventricular derecha.

Así lo han explicado este lunes, la consellera de Salud, Patricia Gómez, junto a la directora gerente de Son Espases, María Dolores Acón; por el jefe del Servicio de Cardiología, Armando Bethencourt, y por Carmen Expósito y Carlos Grande, cardiólogos de la Unidad de Arritmias.

De esta manera, han precisado que los marcapasos sin cables están dirigidos, principalmente, a pacientes mayores o pacientes que no tienen acceso venoso superior utilizable, ya que se colocan por medio de un cateterismo femoral que solo requiere anestesia local, y así se evitan las incomodidades de una operación tradicional.

La ventaja principal -han destacado desde el Govern- es que no hay ningún signo externo de que el paciente lleva un marcapasos. Además, a diferencia del convencional, se preserva un acceso vascular, sobre todo si se trata de pacientes en los que hay una sospecha de que pueden necesitarlo en el futuro, como los que reciben medicación crónica por la vía intravenosa (quimioterapia, diálisis, etcétera).