18

Un ciudadano de Palma ha recibido, con 26 años de retraso, una notificación del Servicio de Empleo, el antiguo INEM, en el que le notifica que no le concede una prestación por desempleo.

La historia comienza en junio de 1990, cuando le notifican que le corresponde una prestación por desempleo. Dos meses después, en agosto, tras acabar su formación, marchó a Estados Unidos para ampliar estudios durante un año. Permaneció en aquel país durante todo ese tiempo y, al acabar la estancia, regresó de nuevo a Balears con la intención de buscar trabajo.

Mientras estudiaba en Estados Unidos, se dirigió a lo que entonces era el INEM para pedirle que continuara la prestación por desempleo dado que su salida se produjo para cursar estudios. La petición se realizó y no recibió respuesta alguna, de modo que dio por hecho que la prestación quedaba denegada.

Hace unos días, casi 26 años después de que se oficiara la demanda, cuando llegó al domicilio de su madre una carta del servicio de empleo en la que, con fecha 29 de enero de 2016, se le comunicaba la extinción de la prestación.