Fachada del hotel Samoa, en Calas de Mallorca.

5

Antonio Florit Font, un empresario de Sineu investigado en 2009 por la Agencia Tributaria como supuesto testaferro del exconseller insular Bartomeu Vicens, se adjudicó este miércoles en una subasta judicial el hotel Samoa, cuyo propietario hasta ahora era el grupo de empresas del fallecido empresario jerezano José María Ruiz–Mateos.

Florit ofreció en la subasta celebrada en el Juzgado de lo Mercantil 1 de Palma 14.415.000 euros por el establecimiento situado en Calas de Mallorca en su calidad de administrador de la entidad mercantil Organización Alexandría S.L. Esa oferta fue superior a la de la sociedad Togo S.A., del Grupo Hoteles Globales, del empresario José Luis Carrillo, que mantuvo la cifra de la primera puja por el hotel, 13.225.000 euros.

Organización Alexandria SL, creada en octubre de 2015 con un capital social de 3.000 euros, según consta en el Registro Mercantil, se comprometió a asumir «todos los compromisos reflejados en el plan de liquidación» del Samoa, uno de los siete hoteles de Ruiz–Mateos en Balears embargados por la justicia para hacer frente a una deuda de 155.135.922 euros.

Los administradores concursales Pedro Mir y Fernando Morell, presentes este miércoles en la subasta, junto al letrado de la Administración de Justicia Enrique Díaz-Revorio, dieron por válida la oferta presentada por Florit, a la espera de requerirle para que aporte una acreditación de solvencia, cuestión habitual en estos procesos concursales.