Jacinta Galindo, Marisé Fernández Segade y Toya de la Vega, ante el monolito, forman parte de la plataforma. | Joan Torres

48

Un grupo de vecinos de Palma ha decido pasar de las palabras a la acción y ha constituido la Plataforma ‘Salvem el monument de sa Feixina. La iniciativa parte de la Associació de Veïns i Amics de Santa Catalina, s’Arraval de Santa Catalina y la Associació de Veïns Es Raval de Santa Catalina, y ya cuenta con el apoyo de catorce entidades o asociaciones vecinales más.

El objetivo es «conseguir que el Ajuntament rectifique y no derribe el monumento de sa Feixina» para lo cual están dispuestos a «llevar a cabo las acciones que sean necesarias», explica Tomeu Berga, uno de los miembros de la plataforma, quien asegura que «vamos a ser muy activos e intensos». Pero aclara que se trata de una iniciativa «estrictamente vecinal y no una lucha política», por lo que rechazan la participación de partidos políticos.

La primera acción es dar a conocer su declaración de principios y objetivos: «Nos proponemos conseguir que Cort reflexione, rectifique y entienda que los rastros de la historia no se pueden ni se deben borrar. El paso del tiempo otorga a los monumentos sentidos personales muy distintos, a veces, de a los originales. Son nuestras vivencias, nuestros recuerdos».