El autor del testamento era vecino de Alcúdia y pasó sus últimos días en Inca. | Pere Bota

29

El expresidente de EEUU George W. Bush, el príncipe Carlos de Inglaterra, la Generalitat de Catalunya y el patriarca de Moscú de la Iglesia Ortodoxa Rusa son una parte de los herederos que un vecino de Alcúdia designó ante notario poco antes de morir. Ahora, esa última voluntad será examinada por un juzgado de Primera Instancia de Inca que decidirá si es legal o no a instancia de los familiares más cercanos del fallecido. En concreto, son cuatro sobrinos los que plantean que cuando firmó el testamento ante notario su tío no estaba en plenas capacidades para decidir con conocimiento pleno cuál iba a ser el destino de sus bienes.

El fallecido, Bartolomé Gual Vantayol, era un militar ya retirado conocido en Alcúdia como un persona de una gran cultura pero marcadamente excéntrico. De hecho, en algún momento de su vida estuvo bajo tratamiento psiquiátrico, tuvo sus bienes controlados por un albacea y pasó sus últimos días en una residencia de Inca.

Además del expresidente norteamericano se añade al propio Partido Republicano, eso sí, su grupo católico, se incluye a un periódico alemán y a personas conocidas de la Isla como médicos.