Imagen de archivo de tenderetes en Pere Garau.

6

La denuncia presentada por el hijo de una mujer que padeció quemaduras al ponerse un pantalón comprado en un tenderete de Pere Garau y situarse junto a un brasero eléctrico produjo efectos inmediatos. La Direcció General de Consum del Govern realizó una batida en la zona, se apropió de treinta prendas en diversos tenderetes, comenzando por el denunciado, y por algunos comercios de la zona y los ha enviado al Centro de Calidad Industrial de Barajas (Madrid), dependiente del Ministerio de Industria.

Noticias relacionadas

El director general de Consum, Xisco Dalmau, afirma, respecto a la batida realizada hace unas dos semanas que «estamos a la espera de conocer los resultados de los análisis realizados por este centro especializado y hasta que no los tengamos hemos de ser prudentes. Sin embargo, el contenido de la denuncia y el informe médico de Son Espases causó la lógica preocupación entre nuestros inspectores, por lo que actuaron con notable celeridad».