Francina Armengol y Biel Barceló, este martes durante el pleno. | T. Ayuga

50

La presidenta del Govern, Francina Armengol, ha anunciado este martes que pondrá en marcha un plan contra el fraude fiscal, con el que espera recaudar 10 millones de euros más anuales de los que se obtienen actualmente, con el fin de obtener unos 50 millones por este concepto.

Armengol ha defendido en el pleno del Parlament ante preguntas de los grupos parlamentarios del PP y el PI la subida de impuestos en los tramos autonómicos «para los que más tienen» en las islas con el fin de aumentar los ingresos y «favorecer a los más débiles».

La presidenta del Govern ha señalado que su objetivo es poner en marcha la renta social en 2016 y para eso requiere que paguen «los que más tienen» y que los turistas sean «solidarios» a través del impuesto turístico que se prevé implantar en la comunidad.

El plan contra el fraude fiscal prevé equiparar los ingresos a los niveles del anterior del Govern del Pacto, cuando se llegaban a ingresar entre 45 y 50 millones de euros, mientras que en el Ejecutivo del PP, se recaudaban entre 35 y 45 millones anuales, según fuentes del gobierno balear.