Juan Amaya –el patriarca, a la derecha de la imagen–, acompañado por Antonio Amaya, el presidente del núcleo. | T. Ayuga

26

Hace cuatro meses que Juan Amaya fue proclamado patriarca de Son Banya. Fue entoncens cuando el nuevo ‘alcalde’ del poblado pidió una reunión con el gitano primer edil de Palma, Mateo Isern, que nunca se produjo. Ahora, ya hay fecha para el primer encuentro entre los nuevos alcaldes, el próximo 9 de septiembre.

El socialista, José Hila, recibirá a Amaya para abordar la delicada situación del barrio, con problemáticas ya cronificadas. Después de siete años, el 7 de agosto se procedió a desratizar la zona. Además, ayer un técnico visitó el poblado para calcular el coste de la retirada de los escombros y basuras que se acumulan en sus calles.

Juan Amaya y el presidente de Son Banya, Antonio Amaya, hicieron llegar a este periódico un comunicado de agradecimiento «al Ayuntamiento de Palma y a la regidora de Bienestar Social por la gran ayuda y colaboración que están prestando hasta al momento, así como al alcalde». Agradecimiento que hacen extensivo a los responsables de Emaya y a Médicos del Mundo. El objetivo de los residentes de Son Banya es que después de limpiar la zona se pueda construir un campo de fútbol y un parque infantil. Tanto el patriarca como el presidente se han comprometido a vigilar que sus conciudadanos cuiden el barrio.