Francina Armengol con representantes del denominado Tercer Sector de las Islas Baleares. | Twitter

18

El Govern balear estudiará la inclusión de cláusulas sociales en los contratos de la administración autonómica con el propósito de reservar puestos de trabajo a personas que tienen algún tipo de minusvalía o discapacidad, ha anunciado este lunes la presidenta autonómica, Francina Armengol.

La presidenta ha explicado que este tipo de contratación ya se realiza en instituciones como el Ayuntamiento de Barcelona y que el ejecutivo balear analizará este asunto desde el punto de vista de la normativa laboral para ponerlo en marcha.

El objetivo final es la inserción de personas que tienen más dificultades para incorporase al mundo laboral, según ha explicado a los periodistas tras reunirse hoy en el Consolat de Mar con representantes del denominado Tercer Sector de las Islas Baleares.

Armengol y la consellera de Servicios Sociales y Cooperación, Fina Santiago, han reiterado la intención del ejecutivo de poner en marcha para el año que viene la renta social garantizada para ayudar a las familias más pobres de las islas, en primer lugar las que tienen hijos.

La cantidad que dedicará el Govern a este fin se conocerá el próximo mes de septiembre cuando se redacten los presupuestos autonómicos de 2016, si bien esta ayuda podría beneficiar de 2.000 a 3.000 familias de las islas.

Santiago ha dicho que sería un «error» concretar en estos momentos qué montante de las arcas públicas se dedicará a esta renta que pretende hacer frente a la pobreza.

Prioridad

Otro de los asuntos analizados en este encuentro son determinadas leyes estatales que dificultan la atención y el trabajo del Tercer Sector como la Ley de Dependencia o la «Ley Montoro», por lo que será analizado por la conselleria para buscar soluciones prácticas, como evitar los perjuicios que conlleva la revisión a la baja de los grados de discapacidad.

Armengol ha agradecido a las asociaciones el «magnífico trabajo» que realizan en la sociedad y ha apostado por trabajar «en común» para luchar contra problemas sociales como la pobreza.

La renta social garantizada, el desarrollo de la Ley de Dependencia, la salud mental y la infancia son temas prioritarios de la agenda del nuevo Govern balear, ha comentado la presidenta.

El ejecutivo quiere «garantizar» la estabilidad de las asociaciones y entidades del Tercer Sector y, con tal propósito, impulsará la «cultura de la concertación y huirá de la cultura de la subvención».

Sin el Tercer Sector «la comunidad autónoma sería mucho peor de lo que tenemos», ha dicho convencida Armengol, que ha añadido que el Govern es «consciente» de la importancia de su trabajo.

En nombre de estas entidades ha hablado el presidente del Tercer Sector de Baleares, Pep Falcó, que ha agradecido al Govern la «rapidez» con la que han sido recibidos por la presidente de las islas.

«El talante es muy positivo y confiamos en que se traduzca en hechos», ha declarado Falcó, que se ha mostrado convencido de que el ejecutivo ofrecerá durante los próximos años una colaboración «activa» con estas entidades.

Sobre la nueva renta social garantizada, Falcó ha dicho que es una iniciativa «muy positiva» porque ayudará a muchas familias de las islas que lo están pasando mal.