Los operarios instalan en todos los domicilios los nuevos contadores digitales.

36

La manipulación de contadores eléctricos con el fin de defraudar electricidad y no tener que pagar el recibo no ha cesado en tiempos de crisis. En los últimos tres años Endesa ha conseguido recuperar más de 180 millones de kilovatios/hora (KWH), lo que es equivalente a 34 millones de euros, según fuentes de la compañía.

La instalación de los nuevos contadores digitales ha permitido detectar todo el fraude que se realiza, incluso el más sofisticado, que va más allá de las fórmulas tradicionales.

Las fórmulas más conocidas para cometer fraude son enchufes clandestinos, empalmes con cinta aislante y rotura de precintos del contador, entre otros. Sin embargo, los hay de más sofisticados, que ahora se pueden detectar con los nuevos contadores digitales.

La compañía tramita más de 5.000 expedientes al año por posible fraude eléctrico, que provienen tanto de denuncias de particulares como de revisiones de oficio que llevan a cabo los operarios.

En el último año se han incrementado las denuncias que reciben por ese tipo de prácticas y la compañía ha puesto a disposición de los usuarios una dirección de correo electrónico para poder realizar las pertinentes demandas de forma anónima.