La presidenta de Emaya y portavoz municipal, Neus Truyol, ha presidido este lunes -junto a Imma Mayol- la reunión del primer consejo de administración de la empresa municipal de la legislatura y ha destacado que el perfil profesional de la nueva gerente garantiza que llevará a cabo las directrices de la concejalía de Ecología de «hacer de Palma una ciudad más sostenible». | Joan Torres

16

La nueva gerente de la Empresa Municipal de Agua y Alcantarillado (Emaya) de Palma, Imma Mayol, se ha comprometido a convertirla en «más eficaz, más eficiente y más transparente».

La presidenta de Emaya y portavoz municipal, Neus Truyol, ha presidido este lunes la reunión del primer consejo de administración de la empresa municipal de la legislatura y ha destacado que el perfil profesional de la nueva gerente garantiza que llevará a cabo las directrices de la concejalía de Ecología de «hacer de Palma una ciudad más sostenible».

Nacida en Palma, Mayol fue teniente de alcalde de Barcelona y diputada de ICV en el Parlamento catalán entre 1992 y 1999. Tras abandonar la política, pasó a trabajar en 2011 para Agbar, la principal compañía de aguas de Barcelona.

Mayol ha reiterado que ese constituye el principal reto de su labor, así como que la empresa pública funcione mejor, algo que llevará a cabo mediante «políticas valientes en la gestión de residuos y la disminución del consumo de agua: recogida selectiva con mayores fracciones de reciclaje, con puntos verdes móviles, recogida de muebles y voluminosos».

«Conseguiremos una ciudad más sostenible y más limpia gracias a la corresponsabilidad de los vecinos. Creemos firmemente en la educación ambiental para avanzar todos juntos y hacer llegar a todos cuáles son las decisiones que tomaremos y explicar por qué las tomamos», ha asegurado.

Mayol ha explicado que habrá dos auditorías externas de la empresa municipal, una económica y otra de la organización, con el objetivo de «corregir y mejorar la organización y la gestión de los recursos de Emaya».

Según la nueva gerente, además habrá que encontrar el sistema de recogida más eficiente para el centro histórico y racionalizar y reducir el consumo de agua para evitar el despilfarro.

«Queremos mejorar la calidad del agua con respecto al sabor», ha asegurado.

Mayol ha anunciado que se establecerán unos objetivos cuantificables, y por tanto evaluables, para cada una de las cuestiones a fin de poder llevar a cabo también una gestión eficiente y eficaz.

La concejala de Ecología, Agricultura y Bienestar Animal, Neus Truyol, ha encomendado además a Mayol la creación de un Consejo Social Asesor, donde compartir con la sociedad civil y los vecinos y las decisiones y los retos de Emaya, que contará con la presencia de asociaciones de vecinos, profesionales del sector, miembros de los sectores económicos y entidades ambientales.

«Estableceremos un buen sistema de antenas que nos permitan están conectados siempre con la ciudadanía», ha señalado Truyol.

El consejo de administración de Emaya lo componen 5 miembros con derecho a voto del consistorio (un representante de cada formación política con representación institucional) y 3 miembros más: uno de la Federación de Vecinos (FAVV) y un representante de cada comité de empresa (de las áreas de agua y medio ambiente).

Ninguno de ellos cobra dietas por participar en las reuniones. Durante la reunión de este lunes se ha acordado que los consejos de administración se celebrarán el primer jueves de cada mes, al mediodía.