Previous Next
8

La asociación favorable a la conservación del patrimonio, ARCA, ha rechazado la “mutilación con ensañamiento y alevosía” de algunos detalles ornamentales de la fachada de Can Bibiloni por parte de la dirección de la obra de demolición.

Según denuncian, ello fue ordenado para tratar de dejar sin efecto una posible paralización del derribo decretado contra el emblemático inmueble.

Para los activistas, la actitud “vergonzosa y nada profesional” de los encargados de los trabajos seguía la lógica de que si no queda en pie nada valioso, pierde fuerza la demanda de protección de lo que queda del edificio proyectado por Gaspar Bennàzar.

En cambio, apuntan que la fachada industrial, lo único que hasta el momento continúa en pie, es el valor principal y aquello que fundamenta su acción.

Asimismo, recuerdan que el recurso contra de la licencia de demolición, que ha obligado a parar temporalmente los trabajos, se base en que el patrimonio industrial es de obligada protección según prevé la Ley de Patrimonio Histórico de Balears.