El portavoz del socialista en el Consell, Jaume Garau, y el conseller Francesc Dalmau, quien ha explicado que «tanto la gerente del Teatre como el vicepresidente de cultura, Joan Rotger, han reconocido estas contrataciones durante la Junta de Patrones». | PSIB

14

El PSIB ha pedido este viernes al Consell de Mallorca un informe jurídico sobre la legalidad de las contrataciones de familiares de cargos del PP en el Teatre Principal.

Así lo han avanzado el portavoz del partido en la institución, Jaume Garau, y el conseller Francesc Dalmau, quien ha explicado que «tanto la gerente del Teatre como el vicepresidente de cultura, Joan Rotger, han reconocido estas contrataciones durante la Junta de Patrones».

Dalmau considera que este reconocimiento reafirma que «no hay oportunidades para todo el mundo a la hora de trabajar en el Teatre Principal», y ha criticado que, «por el simple hecho de tener un apellido, haya personas que han disfrutado de más oportunidades de trabajar en el Teatre que otras», algo que, ha dicho, apunta el PSIB y la Asociación de Actores y Actrices de Balears.

Noticias relacionadas

El socialista ha insistido en que «los castings han sido totalmente parciales puesto que siempre han contratado a las mismas personas», y ha especificado que no sólo se trata de artistas, sino que también afecta a «otros trabajadores ligados a producción y asistencia técnica».

«No se han hecho audiciones para todo el mundo, éstas no han sido publicitadas y no se han aplicado criterios de contratación pública que son igualdad, mérito y capacidad».

Ante esta situación, Dalmau se ha preguntado «¿dónde está la presidenta Maria Salom?» ya que «no sabemos si todavía está de vacaciones porque no ha dado la cara» sobre estos hechos que el PSIB considera «un incumplimiento flagrante del código ético del Consell», «además de un incumplimiento grave del propio código ético del PP, que prohíbe la contratación de personas ligadas con vínculos familiares», ha añadido.

Finalmente Dalmau ha dicho que, además del informe técnico, el PSIB mantiene la interpelación al vicepresidente de Cultura, Joan Rotger, solicitada para el próximo pleno de la institución insular «porque no nos han convencido mucho las explicaciones que nos han dado y, además de cuestionar la legalidad de las contrataciones, pensamos que, de ninguna forma, son éticas».