0

El Instituto de Política Familiar (IPFB) ha lanzado la campaña «50 euros, no 50 sombras» para promover que se destine dicha cuantía a algún hogar o refugio para víctimas de la violencia doméstica, en vez de gastarlo en entradas para ver la película en la que se ha inspirado el nombre de la iniciativa.

La entidad ha descrito la campaña como una protesta contra la película «50 sombras de Grey», inspirada en la protagonista de película, que a la vez busca ayudar a las mujeres que padecen la violencia de género, ha informado en un comunicado.

IPFB ha criticado el filme porque considera que intenta presentar la violencia contra las mujeres como una relación romántica «cuando en realidad es la historia de un depredador». La entidad ha pedido al Institut de la Dona que apoye esta campaña para erradicar la lacra social de la violencia de género.