0

El grupo municipal PSIB-PSOE ha denunciado este lunes que el Ajuntament de Palma ha «racionado» durante un mes los productos de limpieza del hogar y de higiene personal en los centres municipales de familia, adultos y violencia de género.

Así lo han trasladado los usuarios de estos servicios al grupo socialista, después de recibir con cuentagotas durante semanas productos como jabón, maquinillas de afeitar o compresas.

En un comunicado, la concejala socialista Virginia Abraham ha lamentado las condicionas «indignas» que el Consistorio ofrece a los usuarios de los centros municipales de acogida, «dificultando el proceso de adaptación de muchos de ellos, cosa que es especialmente preocupante en el caso de las familias con niños menores».

Según la socialistas, la falta de productos de limpieza es «consecuencia directa de los recortes que el gobierno municipal del PP está aplicando en el servicios sociales», ya que antes formaban parte del contrato de la empresa que gestiona los centros, «pero el PP decidió externalizar este gasto para reducir costes».

El año pasado, el consistorio aprobó un contrato menor por un importe de 6.000 euros con el fin de hacer frente a los gastos de limpieza del hogar y de higiene personal, que finalizó el pasado 10 de enero.

Desde entonces y hasta ahora, los usuarios «han sufrido una limitación» de productos básicos como jabón, maquinillas de afeitar, compresas, desodorante, pasta de dientes, etc. Así, los socialistas han precisado que el pasado 2 de febrero, se decretó un nuevo contrato menor para cubrir estas necesidades en los próximos meses, «aunque los productos todavía no han llegado».

«El Ayuntamiento tiene que garantizar un servicio en condiciones de dignidad para todas estas personas que son usuarios de los servicios municipales de acogida y que ya proceden de colectivos vulnerables que sufren condiciones precarias, ha espetado Abraham.

También afecta a otros productos

Con todo, los socialistas han recordado que otro de los problemas son todas aquellas necesidades que el gobierno del PP ha excluido del catálogo de prestaciones económicas, como son los medicamentos y los gastos sanitarios de los usuarios de los servicios sociales, es decir, de aquellas personas sin ingresos, que necesitan ayudas económicas urgentes.

Estos gastos afectan entre otros a la compra de productos de higiene infantil como pañales y toallitas, pero también medicamentos, pago de la tarjetas sanitarias, gafas, tratamientos dentales, etc.

Abraham ha destacado que «esta situación puede ocasionar problemas graves a los usuarios, dejando sin una atención sanitaria básica a muchas personas que lo necesitan, especialmente en el caso de menores y enfermos crónicos».