La estación de Artà acoge una oficina de información y una tienda. | Assumpta Bassa

2

Serveis Ferroviaris de Mallorca (SFM) sacará a licitación pública la explotación de las cuatro estaciones de la vía verde (Sant Llorenç, Son Carrió, Son Servera y Artà). En el próximo consejo de administración de la empresa pública, a mediados de febrero, se aprobará esta decisión. Posteriormente se sacarán los pliegos de condiciones y antes de la temporada turística ya podría ser una realidad.

Así lo explicó a este periódico el gerente de SFM, José Ramón Orta. «La idea es poner las estaciones a disposición de aquellas personas que tengan interés en sacar adelante un proyecto empresarial en este entorno». Así la previsión es que se dediquen al sector de la hostelería como por ejemplo la habilitación de un bar o restaurante.

Saldrán a concurso en lotes diferentes, ya que cada una de ellas presenta una distinta realidad. «Se pagará un canon a SFM. Será un concesión administrativa para una serie de años y se llevará a cabo a través de subasta, de tal manera que habrá un precio de salida y se valorarán las diferentes ofertas», exponía el gerente.