Un grupo de personas en la entrada de la sede judicial de sa Gerreria, sede de los juzgados de lo Social. | Pere Bota

12

Los graduados sociales de Balears califican de «drama social silencioso» la situación de miles de trabajadores ante el colapso de los juzgados de Palma que deben resolver sus litigios con los empresarios.

El presidente de ese colectivo de profesionales, José Javier Bonet, confirmó a Ultima Hora que conoce casos de trabajadores de la Isla a quienes la empresa no les pagó varias nóminas, y en noviembre de 2013 presentaron la demanda.

«Les han señalado el juicio para marzo de 2017. Imaginemos que llegado el juicio la empresa no comparece o no paga y tiene que iniciar un proceso de ejecución para cobrar estos salarios. Pues bien, para cobrar del Fondo de Garantía Salarial puede que lo hagan en 2018 o ya en 2019», explicó Bonet.

Según la estadística de 2014 elaborada por los graduados sociales el número de asuntos pendientes es de 9.888, de los cuales el 42 % corresponde a demandas de reclamación de cantidad, el 20 % corresponde a demandas por despido, el 27 % a reclamaciones en materia de seguridad social y el 11 % restante a otros asuntos (reclamaciones de derechos, conflictos colectivos, prevención de riesgos laborales, derechos fundamentales, etc) Solo en 2014 han tenido entrada 5.820 nuevas demandas y hay también 2.004 asuntos sentenciados en fase de ejecución.