La farmacia propiedad del president del Govern se encuentra en las cerca de una residencia de ancianos que además el mismo autorizó cuando era alcalde de Marratxí. El PSIB quiere evitar ‘sospechas’ y propone cambiar la ley. | M. Joy

18

El PSIB ha presentado una serie de enmiendas a la ley de farmacia que afectan de directamente a la que el president José Ramón Bauzá tiene en el municipio de Marratxí. La farmacia del president está situada cerca de una residencia de la tercera edad y el PSIB quiere obligar a que estos centros dispongan de una oficina de farmacia propia si tienen más de 100 camas. Si tienen menos camas, el PSIB quiere que al menos dispongan de un depósito de medicamentos propio.

En este caso, el PSIB quiere que un reglamento establezca a qué farmacia se le piden los medicamentos a través de un concurso que marque el procedimiento de vinculación y el periodo de tiempo.

Zona farmacéutica

Estos depósitos deberán quedar vinculados a una oficina de farmacia ubicada en la zona, de forma que una misma farmacia no podrá suministrar los medicamentos a dos residencias si estas no están ubicadas en la misma zona.

El diputado socialista Vicenç Thomàs explicó que, con estas enmiendas, se posibilitará la creación de puestos de trabajo a la par que se disminuye el coste del servicio ya que la compra de medicamentos en grandes cantidades abaratará costes.